Solomillo Wellington
Solomillo Wellington  EMMA GARCÍA

Ahora que lo viejuno está tan de moda, qué mejor manera de celebrar la Navidad que recuperar una de esas recetas que triunfaron en los 80 y que con tanto esmero prepararon nuestras madres. Si queremos triunfar en la cocina este año, este solomillo Wellington es una baza segura.

Vamos a seguir casi al pie de la letra la receta del libro Cocina viejuna de nuestra querida Ana Vega, una auténtica joya donde redescubrir recetas vintage y, además, reírnos un rato.

Aunque puede parecer una receta complicada, no lo es tanto. Eso sí, vamos a necesitar un poco de tiempo para prepararla. Lo bueno es que podemos ir adelantando pasos incluso con varios días de antelación, así el día de la gran cena o comida sólo tendremos que envolver el solomillo en hojaldre y meterlo en el horno.

Ingredientes

  • 1 solomillo de cerdo (de unos 500 gr.)
  • 300 gr. de champiñones
  • 100 gr. de cebolla
  • 30 ml. de brandy o similar (se puede usar vino blanco)
  • 120 ml. de nata para cocinar
  • 100 gr. de jamón serrano en lonchas finas
  • 75 gr. de paté
  • 400 gr. de masa de hojaldre rectangular
  • 1 huevo batido
  • Sal
  • Pimienta
  • Tomillo

Preparación

Empezamos preparando la crema de champiñones. Lo podemos hacer con hasta dos días de antelación, así ya dejamos parte del trabajo listo.
Picamos la cebolla muy fina y la sofreímos con un par de cucharadas de aceite de oliva. Picamos también muy finos los champiñones y los agregamos al sofrito cuando la cebolla esté transparente. Rehogamos dejando que los champiñones suelten toda la humedad y cuando empiecen a dorarse añadimos sal, pimienta, tomillo y el licor. Removemos unos minutos, añadimos la nata, y seguimos removiendo hasta que espese. Guardamos la salsa en el frigorífico.

Eliminamos la grasa y nervios del solomillo, y lo bridamos con hilo bramante . Después lo frotamos bien con sal y pimienta y lo freímos unos minutos en una sartén con aceite de oliva a fuego muy bajo para que coja calor. Si lo ponemos directamente al horno en el hojaldre es muy probable que quede crudo.

Colocamos en una superficie varias capas de film y sobre estas capas unas lonchas de jamón, solapando unas con otras hasta tener un trozo que pueda envolver el solomillo entero.

Sobre el jamón esparcimos la pasta de champiñones. Quitamos el hilo al solomillo y lo untamos con el paté. Lo colocamos sobre la pasta de champiñones.

Levantamos el film por un extremo y vamos envolviendo el solomillo con las lonchas de jamón y crema de champiñones. Tenemos que hacer un rollo bien apretado. Envolvemos el rollo con el papel film y lo dejamos un par de horas en la nevera. Si no tenemos tanto tiempo podemos ponerlo 20 minutos en el congelador.

Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo. Ponemos papel vegetal en una bandeja de horno y extendemos la masa de hojaldre. Quitamos el film al rollo de solomillo, lo colocamos sobre la lámina de hojaldre y vamos enrollando. Colocamos la parte de la unión hacia abajo y lo enrollamos bien como si fuera un paquete. Podemos decorar con restos de hojaldre formando unas tiras o una rejilla. Pincelamos con huevo batido.

Lo ponemos 25 minutos en el horno hasta que el hojaldre esté dorado de forma uniforme. Dejamos reposar 10 minutos antes de servir y lo cortamos en rebanadas con un cuchillo de sierra para que el hojaldre se rompa lo menos posible.