La Casa Blanca ha afirmado este miércoles que el repliegue de sus tropas de Siria ha comenzado, después de que el presidente estadounidense, Donald Trump, proclamara la derrota del grupo Estado Islámico (EI) en ese país.

"Hemos empezado a devolver a casa a las tropas de Estados Unidos conforme pasamos a la siguiente fase de esta campaña", dijo la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders, en un comunicado.

La portavoz indicó que "hace cinco años, el EI era una fuerza muy poderosa y peligrosa en Oriente Medio, y ahora Estados Unidos ha derrotado el califato territorial".

No obstante, subrayó que "estas victorias contra el EI en Siria no señalan el final de la Coalición Global (contra el yihadismo) o de su campaña" y que seguirán trabajando con sus aliados para "negar a los terroritas territorio, financiación y apoyo", además de evitar "cualquier infiltración" en las fronteras estadounidenses.

EE UU mantendrá sus tropas en Irak

Durante la campaña para las elecciones de 2016, Trump abogó por disminuir la presencia militar en Oriente Medio; pero cuando llegó a la Casa Blanca, altos cargos del Pentágono lo convencieron para que las mantuviera a fin de acabar con el EI.

Trump ha repetido en varias ocasiones que su prioridad en Siria es erradicar el grupo extremista y ha abandonado la idea de forzar una transición que fuerce el derrocamiento del presidente sirio, Bachar al Asad.

Según el Pentágono, al EI solo le queda un 1% del territorio que llegó a dominar en 2014, cuando proclamó un califato en Siria e Irak. A pesar de la retirada, EE UU mantendrá sus soldados en Irak, lo que le permitiría lanzar ataques en suelo sirio.