Isabel Celaá en la sesión de control
La ministra de Educación, Isabel Celaá, en la sesión de control en el Congreso al gobierno. Javier Lizón / EFE

El Gobierno va a mantener que el sistema de becas tenga, además de una parte fija a recibir por el alumno, otra variable cuya cantidad varía en función del presupuesto restante y el rendimiento académico del alumno tal y como se fijó en 2012, algo que han criticado desde entonces los estudiantes.

Tras presidir junto al ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, la reunión del Observatorio de Becas -no se convocaba desde 2011-, la ministra de Educación, Isabel Celaá, ha afirmado que "no hay injusticia en mantener una proporción fija y otra variable de ninguna de las maneras".

"El sistema de becas que propone este Gobierno y tiene encima de la mesa se desliga completamente de un sobredimensionamiento o sobreimpacto en relación a las notas que debe sacar el alumno" para acceder a una beca, ha resaltado, además de recordar que se ha bajado de un 5,5 a un 5 la nota para acceder a una beca de matrícula en el primer año de grado.

Sin embargo, el presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (Canae), Carles López, uno de los representantes de la comunidad educativa presente en el Observatorio, ha señalado la necesidad de reformas urgentes en el sistema de becas para evitar que nadie se quede fuera y "frenar la inestabilidad" que existe entre el alumnado por la situación actual.

Así, Canae es partidario de que se cambie la cuantía variable de las becas hacía complementos fijos.