Planta de biometanización de Valdemingómez
Interio de la planta de biometanización de Valdemingómez. EUROPA PRESS/AYUNTAMIENTO DE MADRID

Nueva 'guerra' abierta entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. El Consistorio que encabeza Manuela Carmena (Ahora Madrid) ha rechazado este miércoles asumir de forma temporal la gestión de la basura que en la actualidad va al vertedero de Alcalá de Henares, cuya capacidad está a punto de agotarse, como pretende el Gobierno regional.

El Ayuntamiento ha argumentado que esta propuesta va contra los objetivos marcados para cumplir con la Unión Europea y supondría incumplir su compromiso con los vecinos de los distritos afectados para la reducción de los olores y otras molestiasSegún los cálculos municipales, lo que propone la Comunidad incrementaría la carga del vertedero de Valdemingómez en un 25% al pasar de un millón de residuos tratados al año a 1.230.000.

El Gobierno de Ángel Garrido (PP) ha hecho esta petición al Consistorio de la capital como solución temporal mientras se construye un nuevo vertedero en la localidad de Loeches (previsto para 2020), que acogerá los residuos de los municipios de la Mancomunidad del Este. Actualmente, esa basura se lleva al vertedero de Alcalá de Henares, que está a punto de colmatarse. A cambio, la administración regional ha ofrecido pagar un canon o asumir en Loeches posteriormente las mismas toneladas de basura tratadas en Valdemingómez. 

El consejero de Medio Ambiente, Carlos Izquierdo, ha afirmado esta semana que la Mancomunidad del Este les pidió que mediarán con el Consistorio porque consideran que "la mejor opción" es trasladar los residuos a Valdemingómez porque "tiene menor coste ecológico, generaría menos expulsión de CO2 a la atmósfera y el coste sería menor que llevarlo a otro sitio al estar más cerca". Izquierdo ha pedido "sensatez" al Ayuntamiento. 

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, no ha dudado en cargar contra la "disparatada idea" de la consejería y ha criticado la "improvisación" regional con unos planes que chocan frontalmente con los del Ayuntamiento para el parque tecnológico, que tiene como objetivo rebajar en un 50% los procesos de incineración hasta llegar a su eliminación en 2025.

Por su parte, el concejal de Puente y Villa de Vallecas, Paco Pérez, ha recalcado que "no podemos asumir la falta de planificación de otras administraciones en la gestión de los residuos. Falta una estrategia regional coherente en el tratamiento de residuos". Pérez ha recordado que Vallecas ya acoge "las cargas del municipio que no quiere para sí".

Los vecinos también han rechazado la idea de pleno, amenazando incluso con movilizaciones si el Gobierno regional no frena sus intenciones. El presidente de la Federación Regional de Vecinos de Madrid (FRAVM), Enrique Villalobos, ha advertido a la Comunidad que se encontrarán con Vallecas "en pie de guerra" si persisten en la idea de llevar a Valdemingómez hasta un 25% más de residuos. 

"La pelota está en el tejado de la Comunidad y en función de eso tendrán la respuesta del vecindario porque no permitiremos que entren kilos de residuos que no sean de Madrid", ha señalado. Villalobos ha añadido que "lo que propone la consejería es una barbaridad", una propuesta hecha al Ayuntamiento de Madrid tras tres años y medio de "ineptitud y dejación" por parte de la Comunidad.

"Hacen gala de la insolidaridad de la izquierda radical"

El presidente regional, Ángel Garrido, ha respondido con contundencia a las críticas. "Con este rechazo, el Ayuntamiento de Madrid está haciendo gala de la insolidaridad de la izquierda radical", consideró. Garrido recordó que el asunto no es de su competencia. "Hay que buscar una solución y esta solución no parte de la Comunidad. La tienen que buscar los ayuntamientos con su independencia. Ellos tienen que decidir dónde quieren y cómo quieren gestionar sus residuos. Es una obligación municipal", ha dicho. El dirigente ha asegurado que espera que Sabanés "por una vez tenga sensibilidad con los problemas de los demás".

Consulta aquí más noticias de Madrid.