UPCT
Estudiantes de la Universidad Politécnica de Cartagena. EUROPA PRESS/UPCT

En el curso 2012-13, siendo ministro de Educación José Ignacio Wert, se fijaron cambios sustanciales en el sistema de ayudas al estudio sobre los que el Observatorio de Becas, que ha convocado los Ministerios de Educación y de Ciencia y Universidades, no pudo opinar pues su última reunión fue en 2011.

El decreto por el que aumentaban los requisitos académicos para solicitar una beca o se establecía una parte fija y otra variable de dinero a recibir provocaron críticas de la mayor parte de la comunidad educativa, pero el Observatorio de Becas y Ayudas al Estudio y Rendimiento Académico no tuvo oportunidad de pronunciarse.

Siete años después de su última convocatoria, la ministra de Educación, Isabel Celaá, y el ministro de Ciencia, Innovación y Universidades, Pedro Duque, presiden una reunión de este Observatorio, en el que están representados agentes sociales, estudiantes, comunidades autónomas y universidades.

El objetivo del Gobierno, según el departamento de Duque, es reactivar este órgano con el fin de que "participe activamente en el análisis y en la propuesta de un nuevo sistema de becas y ayudas al estudio" para garantizar la igualdad de oportunidades.

Según datos de la Federación de la Enseñanza de CC OO, las universidades públicas perdieron más de 77.000 alumnos entre 2012 a 2015 por la disminución de las becas y el aumento de los requisitos para beneficiarse de ellas, que se produjeron en paralelo a la subida de tasas universitarias. Los estudiantes van a pedir a Celaá y Duque desde un aumento de las cantidades a la modificación de la cuantía variable hacia complementos fijos, y que se evite que las ayudas se resuelvan con el curso muy avanzado.

Estos son las principales características del actual sistema de becas: 

  • El 5 y no el 5,5 (como estableció en su día Wert) es la nota mínima necesaria para obtener la beca de matrícula, es decir, de los créditos de los que se haya matriculado el estudiante por primera vez en el primer curso de estudios universitarios.
  • Cuantía fija. Cubre la beca de matrícula, la cuantía ligada a la renta del estudiante (1.600 euros), a su residencia (1.500) y al rendimiento académico (entre 50 y 125 euros). La cuantía fija mínima de los becarios de familias con rentas más bajas ha subido este curso 100 euros y ha pasado de 1.500 a 1.600 euros.
  • Cuantía variable. Es distinta para los diferentes solicitantes y resulta de la ponderación de la nota media del expediente del estudiante y de su renta familiar. Su cantidad mínima es de 60 euros. No se conoce hasta empezado el curso.
  • Los beneficiarios con domicilio familiar en la España insular o en Ceuta o Melilla que se vean en la necesidad de utilizar transporte marítimo o aéreo para acceder al centro docente en el que cursen sus estudios desde su domicilio, dispondrán de 442 euros más sobre la beca que les haya correspondido. Esta cantidad adicional será de 623 euros para los becarios con domicilio familiar en las islas de Lanzarote, Fuerteventura, La Gomera, El Hierro y La Palma, Menorca Ibiza y Formentera. Estos complementos de beca serán también aplicables a los alumnos matriculados en centros universitarios de educación a distancia o en centros oficiales de bachillerato a distancia. En el caso de que el estudiante tenga que desplazarse entre las islas Baleares o las islas Canarias y la Península, las cantidades serán de 888 euros y 937 euros, respectivamente.
  • Estudios universitarios no presenciales. Se puede optar a la beca de matrícula, a la cuantía variable y a la fija ligada a la excelencia si la nota es como mínimo un 8.
  • Para solicitantes de becas que tengan la condición de víctimas de violencia machista no se les aplicará los requisitos establecidos en relación con la carga lectiva superada en el curso anterior ni el límite del número de años con condición de becario ni la exigencia de superar un determinado porcentaje de créditos, asignaturas, módulos u horas en el curso para el que haya resultado beneficiario de la beca.