Piso menas (NO USAR EN OTRAS NOTICIAS)
Marouane, en la cocina del piso en el que vive desde que cumplió los 18 años. ELENA BUENAVISTA

El 94% de los extranjeros que residen en la región cree que el clima de convivencia en su municipio o barrio es "bueno, muy bueno o excelente". Una proporción similar a la que expresan los vecinos de nacionalidad española con los que comparten entorno (88%), según los últimos datos del Barómetro de Inmigración de la Comunidad. Esta macroencuesta refleja además que nueve de cada diez personas procedentes de otro país pero empadronadas en la región se sienten "totalmente integradas en la sociedad madrileña".

Con el objetivo de mantener estas cifras, el Gobierno de Ángel Garrido ha presentado hoy el nuevo Plan de Inmigración para el periodo 2019-2021, un paquete de 78 medidas por un valor de 429 millones de euros que deberán presupuestarse en esos tres ejercicios. El último, desglosado ante la prensa por Ignacio González, caducó en 2012. Cinco años después, el Ejecutivo anunció su renovación, pero no había llegado a plasmarla.

Cursos de español

Según ha desgranado el vicepresidente regional, Pedro Rollán, la iniciativa gira en torno a cinco ejes para llegar a los grupos menos integrados, "por reducidos que puedan ser", en pos de la "interculturalidad", ha indicado tras el Consejo de Gobierno.

Entre los programas, el Ejecutivo quiere reservar 5,3 millones anuales de fondos propios para brindar "asistencia inmediata y de protección" a los menores extranjeros no acompañados (menas), un pequeño colectivo que desde hace unos meses protagoniza parte del debate político por su número creciente y la búsqueda de recursos suficientes para atenderles. A ellos se les enseñarán casos de éxito de integración y habrá a un programa de apoyo específico para mujeres.

El eje más relevante, sin embargo, se dedicará a las "políticas de inclusión social". En total, más de 100 millones de euros anuales para mejorar el conocimiento del idioma y la sociedad española. Según el citado barómetro, la lengua y las diferencias culturales representan la principal barrera para este colectivo.

Además, el Gobierno del PP quiere potenciar la inclusión laboral, con 34 millones cada ejercicio, y destinará una partida de 168.000 euros a "trabajar coordinadamente con las instituciones nacionales" para "favorecer" una legislación "que facilite una inmigración ordenada y ajustada a las necesidades del mercado". Por último, el quinto eje destinará 120.000 euros a la lucha contra la xenofobia.

Un 1% para 900.000 personas

En suma, el plan supondrá un 0,8% del gasto social, si se tienen en cuenta las previsiones del proyecto de presupuestos para 2019 que, precisamente, empezará a debatir la Asamblea este jueves con el apoyo de Ciudadanos.

Según datos regionales, en la Comunidad están empadronadas algo más de 890.000 personas nacidas en algún punto del extranjero. Sumadas a las casi 360.000 nacionalizadas desde el 2000, el resultado es que, al menos, el 18,8% de la población tiene un origen distinto al español.

Esta diversidad está detrás del grado de interrelación: el 81% de los extranjeros tiene un amigo nacido en el país y, para el caso opuesto, el 49% cuenta con alguna persona inmigrante en su grupo "más cercano" de amistades.

Consulta aquí más noticias de Madrid.