En declaraciones durante el acto de homenaje en el monolito en Llanos del Pretorio, junto a familiares y agentes, la primera edil ha recordado que fueron "dos mujeres que murieron el día 18 de diciembre del año 1996 en acto de servicio, fruto de los disparos de una banda de ladrones que atentó contra sus vidas y causó un gran temor".

"Lo hicieron en servicio y defendiendo un concepto tan amplio y necesario como es el de la seguridad en una ciudad como Córdoba", ha manifestado la alcaldesa, quien ha aseverado que fue "uno de los actos más terribles que ha tenido la Policía Local en Córdoba".

Al respecto, ha resaltado que "fueron dos mujeres profesionales que eligieron dedicar su vida al servicio a esta ciudad, dedicarse a la actividad de la seguridad y hacerlo por sus vecinos", si bien ha lamentado que "en cumplimiento de sus obligaciones perdieron la vida".

Tras el homenaje a las agentes, la regidora ha presidido el descubrimiento del monolito en recuerdo a la Policía Local en el aniversario de su fundación, en la glorieta de Llanos del Pretorio.

En este sentido, el jefe de la Policía Local, Antonio Serrano, ha detallado que el cuerpo se creó en 1844 y que este monolito parte de "una iniciativa popular" en reconocimiento también a la memoria de las dos agentes asesinadas, además de a todos los agentes.

Mientras, la alcaldesa ha señalado que "esta ciudad tenía pendiente este tipo de reconocimiento visible, porque los policías locales forman parte del paisaje de la ciudad", y no tenían ningún lugar sobre el reconocimiento a su trabajo, "más allá del monolito en reconocimiento de las dos agentes muertas en acto de servicio". Ante todo, Ambrosio ha elogiado y agradecido la labor de los agentes.

LOS HECHOS

En concreto, el suceso se registró sobre las 8,50 horas de un día como hoy hace 22 años a la altura de la Ermita del Pretorio, donde las dos agentes de la Policía Local fallecieron tras ser tiroteadas en una persecución a un turismo de color blanco. Las agentes perseguían a los dos autores de un atraco en una sucursal del Banco de Santander junto a la Plaza de las Tendillas, que se produjo sobre las 8,30 horas.

Minutos después, ya se registraron disparos a la altura de la calle Los Omeyas entre los atracadores y la Policía Local, donde hubo cuatro heridos, entre ellos el guardia jurado Manuel Castaño, que utilizaron como rehén.

Con posterioridad, el tiroteo continuó en la zona adyacente, a la altura de la Ermita del Pretorio, donde un coche de la Policía Local pretendía interceptar el turismo en el que huían los atracadores. En ese momento, uno de los atracadores descendió del vehículo y, de pie, junto al coche patrulla de la Policía Local, ametralló a las agentes a quemarropa.

De hecho, las dos agentes de la Policía Local cordobesa ni siquiera tuvieron tiempo de descender del coche patrulla.

Cabe recordar que el Ayuntamiento entregó en 2013 a título póstumo a las dos agentes la Cruz del Mérito Profesional, en su modalidad de primera categoría y con distintivo rojo, recogidas por el hermano de María Soledad y el hijo de María de los Ángeles. También estuvo presente en el acto el guardia de seguridad que resultó herido en el suceso, Manuel Castaño.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.