Bombona de butano
Imagen de unas bombonas de butano. JORGE PARÍS

La Síndica de Greuges de Barcelona, Maria Assumpció Vilà, ha pedido al Ayuntamiento en un comunicado este martes que inicie una campaña de erradicación de la práctica de golpear las bombonas de butano durante el reparto a domicilio, "para garantizar la salud y la calidad de vida de las personas".

La petición proviene de una queja vecinal que ha recibido la Sindicatura, donde un vecino expone que desde hace años sufre el ruido constante de los repartidores de gas de butano por las calles de Poble-sec: "El ruido es insoportable. Solo pedimos que el Ayuntamiento haga cumplir la normativa acústica".

La Síndica apunta que el reparto causa unos graves perjuicios a los vecinos de muchas calles por el impacto acústico que produce, y por eso pide al Consistorio que adopte medidas de corrección "del atentado contra el medio ambiente".

Consulta aquí más noticias de Barcelona.