Victoria y David Beckham
Victoria y David Beckham, juntos en la gala de los British Fashion Awards. victoriabeckhamfrance

Hace unas semanas, Victoria Beckham era noticia por el lanzamiento de su canal de YouTube. Como ella misma explicaba: "Tengo noticias especiales que compartir. Lanzaré mi propio canal de YouTube con tutoriales de belleza, consejos de estilo y muchas otras cosas más. ¡Estad atentos!”.

Hemos estado atentos a las noticias que pudiera generar la antaño conocida como la "Spice pija" y el resultado es que no todo es de color de rosa. Los negocios de Victoria no van tan bien como ella quisiera. Su firma de moda registró en 2018 unas pérdidas valoradas en 11,3 millones de euros, 2,2 millones de euros más que el año anterior.

Considerada todo un icono de estilo que marca tendencias en el mundo de la moda, la marca Victoria Beckham cuenta con su tienda insignia en el exclusivo barrio londinense de Mayfair y otra en Hong Kong pero además opera a través de 400 distribuidores en más de 50 países.

Según los datos revelados por la diseñadora, los ingresos crecieron en un 17% respecto al año anterior, pero la empresa "continúa invirtiendo sus ganancias en el negocio". Los ingresos ascendieron a 46,9 millones de euros, con un aumento en las ventas de todas las líneas de ropa de la marca. La empresa dice que sigue tratando de reducir las pérdidas a pesar de estar en "un entorno comercial difícil".

Tal vez porque su apuesta, sin duda, es el mundo de la moda, la Beckham ya anunció que no iba a participar en el regreso a los escenarios de las Spice Girls, al menos a los escenarios de Gran Bretaña. Pero no parece que eso, sus excompañeras de grupo, sea lo único de su pasado que quiere dejar atrás. También los tatuajes; incluidos los más amorosos, los que se refieren a David Beckham.

Al menos, Victoria ha borrado el tatuaje que se hizo en la espalda en honor a su marido. No era un dibujo, sino una frase en letras hebreas: I am my beloved's and my beloved is mine (Soy amada y mi amado es mío). Este mismo tatuaje también lo luce en su piel el exfutbolista, que se sepa, todavía.

A la diseñadora le ha costado tres años eliminar el tatuaje, pero el objetivo ya es un hecho: ya no hay tatuaje. Por ello, hace unos días, la mujer de Beckham pudo exhibir su espalda durante los British Fashion Awards. En la alfombra roja, Victoria posó con un vestido negro de su propia firma, que dejaba a la vista su espalda sin las letras del tatuaje.

Las interpretaciones sobre la desaparición del tatuaje son libres... pero David Beckham estuvo con su esposa en ese acto y en esa alfombra roja.