Plácido Domingo, en 'El hormiguero'.
Plácido Domingo, en 'El hormiguero'. ANTENA 3

Plácido Domingo es uno de los artistas españoles más conocidos en todo el mundo, sus conciertos y óperas acumulan millones de espectadores alrededor del planeta, pero en el programa de este lunes de El hormiguero reconoció que, pese a que escucha todo tipo de música, "el reggaetón lo admiro y lo escucho, pero nunca me atrevería a interpretarlo porque es un poco más hablado que cantado y lo mío es, cantar", afirmó el artista.

El madrileño visitó el programa de Antena 3 para presentar su nuevo disco, Volver, grabado con el guitarrista Pablo Sainz Villegas, y donde el público le podrá escuchar cantando temas como Volver, Gracias a la vida o Sabor a mí, ya que "después de tantas operas que he cantado, me apetecía hacer un disco con canciones más populares", comentó Domingo, recién llegado de Nueva York. Circunstancia que aprovechó para contarle a Pablo Motos, con la muleta al lado de la silla tras su lesión en la fascia del pie, que "cuando he llegado esta mañana a las seis a Madrid, he aprovechado para descansar un poco y he tenido una pesadilla tremenda, he soñado que me quedaba dormido en el plato", reconoció el cantante. El presentador entonces le preguntó si tantos vuelos y tantos viajes afectaban a la voz: "Sí que afecta, pero tenemos que vivir de esta manera".

El presentador le comentó que "el otro día estaba viendo Operación Triunfo y dijeron que si haces el amor antes de cantar bajas uno o dos tonos. Es que, si es así, Julio Iglesias no podría dar conciertos", preguntó Motos entre risas. A lo que Domingo le contestó: "Para hacer el amor y para cantar una ópera necesitas toda la fuerza y entrega completa. Creo que es mejor no hacer el amor el día antes de la función, hay que guardarse".

Hay mucha gente a la que no le gusta la ópera, pero el cantante les recomendó que para aficionarse e iniciarse en ella lo mejor sería "ir a ver El barbero de Sevilla porque es una comedia, o bien alguna tragedia tipo La bohème, Aída o Carmen que son las obras más conocidas". Aunque interpretar óperas de horas de duración le dejan agotado: "Después de una ópera muy trágica como Otello, me quedaría dormido en el camerino, pero nunca tengo la posibilidad. Siempre tienes que saludar a los que vienen a verte, luego saludar a la gente que espera fuera del teatro...".

Por último, repasó la actualidad en España: "Nuestro país está complicado. Lo que todos querríamos ver es una España en paz, tranquila, hemos tenido 40 años con una democracia y una constitución donde hemos vivido tranquilos, uno querría ver a esta nación toda unida". Y también comentó el tema de Cataluña: "Hay que ver el independentismo que existe, se tendría que arreglar antes que nada entre los catalanes porque hay una mayoría que si se sienten españoles y otra parte que se sienten solo catalanes, creo que el problema está entre ellos más que nada", concluyó.