Luigi Di Maio
El líder del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y vicepresidente del Gobierno de Italia, Luigi Di Maio. EFE/Matteo Bazzi

El Gobierno italiano aprobó este lunes una revisión de los presupuestos de 2019 por presentar a la Comisión Europea, que reducen el déficit al 2,04% del producto interior bruto y prevén un recorte de unos 4.000 millones de euros, con el objetivo de evitar un posible procedimiento sancionador.

El antisistema Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y la ultraderechista Liga concluyeron esta madrugada una reunión en la que se detallaron las nuevas coberturas financieras en los Presupuestos Generales para cuadrar la rectificación del déficit al 2,04%, del 2,4% proyectado inicialmente.

Después de que la Comisión rechazara en una decisión sin precedentes el plan presupuestario de Roma y propusiera la apertura de un procedimiento sancionador, Italia ha corregido sus cuentas para 2019 y se ha mostrado dispuesta a dejar el déficit en el 2,04%.

Pero para rebajar esta cifra, también ha sido necesario recortar la financiación de algunas partidas incluidas en los presupuestos, y el M5S y la Liga han tenido que renunciar a 2.000 millones cada uno para financiar sus promesas estrella, el subsidio al desempleo y la reforma del sistema de pensiones.

Fuentes del Gobierno han argumentado que Roma no ha traicionado a sus electores sino que esta corrección se ha debido a una nueva evaluación de los técnicos que han ajustado las partidas. En el primer borrador presupuestario de Italia, la ayuda a parados iba a ser financiada con un fondo de 9.000 millones de euros y la reforma de pensiones con unos 6.700 millones de euros.

Sin embargo, fuentes del Ejecutivo explican que en 2019 el subsidio para parados, que en Italia se conoce como "Renta de ciudadanía", solo costará 6.100 millones, porque comenzará a aplicarse en marzo, por lo que tendrá que ser financiado solo durante nueve meses. 

A esta cifra se sumarán otros 1.000 millones que serán destinados a la reforma de los centros de empleo, por lo que en total esta medida del M5S constará 7.100 millones y no los 9.000 millones previstos. En los dos años siguientes, 2020 y 2021, la medida costará alrededor de 8.100 millones, porque ya no será necesario seguir gastando los 1.000 millones en los centros de trabajo.

Por su parte, el líder de la Liga y ministro del Interior, Matteo Salvini, ha reconocido en un programa de televisión del grupo Mediaset que la reforma del sistema de pensiones será financiada con 4.700 millones de euros, es decir 2.000 millones menos respecto a la cantidad inicial.

Ayudas para coches eléctricos

El líder del M5S y ministro de Desarrollo Económico, Luigi Di Maio, ha justificado estas rectificaciones asegurando que el Gobierno había "calculado más recursos de los que realmente son necesarios para hacer frente" a estas medidas.

"Los presupuestos incluyen medidas para luchar contra la pobreza, para reformar el sistema de pensiones y otras iniciativas. El Gobierno debe tener en cuenta que hay que evitar las posibles tensiones sociales", ha dicho Di Maio a los medios, insistiendo en que las dos formaciones que dirigen el país respetan los compromisos electorales clave.

El Gobierno también ha aprobado otras medidas, como ayudas fiscales de hasta 6.000 euros para quien compra vehículos eléctricos o híbridos, un impuesto para los coches contaminantes de alta gama y un recorte de hasta el 40% de las llamadas "pensiones de oro". 

Los presupuestos de Italia se encuentran en el Senado a la espera de continuar su tramitación parlamentaria, después de que fueran recientemente aprobados en la Cámara de los Diputados.

Sin embargo, el documento votado en la Cámara baja tendrá que ser modificado en el Senado con las nuevas correcciones y los medios italianos avanzan que el Gobierno italiano podría presentar una enmienda que incluya todos los cambios para sacar adelante el nuevo texto.

Maurizio Martina, uno de los candidatos a la secretaría general del Partido Demócrata (PD, centroizquierda), ha criticado que queden dos semanas para que finalice el año y que el Ejecutivo no haya presentado aún "en el Parlamento los contenidos definitivos de los Presupuestos Generales" para 2019.