Vivía en el aeropuerto
Una de las salas del aeropuerto de Gatwick. ARCHIVO
El aeropuerto londinense de Gatwick ha vivido una historia de película. De sus instalaciones ha sido expulsado un hombre que vivía en el aeropuerto desde 2004.

Ese año, Anthony Delaney se quedó en paro. Trabajaba como 'chef' en un restaurante de Buckinghamshire. Su abogado, Peter Knight, ha explicado al diario británico The Guardian que al perder su empleo se trasladó a Sussex. "Es muy difícil lograr sustento o encontrar trabajo sin una dirección permanente", decía Knight.

Sólo salía del aeropuerto para cobrar el paro
Anthony comenzó a utilizar los servicios que ofrecía el aeropuerto "por desesperación", ya que se vio sumido en una "espiral de mala suerte". Sólo salía del aeropuerto una vez a la semana para recoger la paga que el gobierno británico otorga a los parados.

En varias ocasiones fue advertido por las autoridades del aeropuerto para que saliera de las instalaciones, y en 2006 recibió una orden para que no volviera por el aeropuerto ni por su estación de tren hasta 2011. Recurrió la orden, pero ahora ya no cabe más recurso.

No es la primera vez que salta a la luz una historia similar. Al caso de Mehran Karimi Nasseri le puso rostro el actor Tom Hanks en la película La terminal, de Steven Spielberg. Hanks se llamaba Viktor Navorski y vivió en el aeropuerto JFK de Nueva York, aunque la verdadera historia de Nasseri se desarrolló en el aeropuerto Charles De Gaulle de París, donde vivió durante doce años.