Según han explicado desde la plataforma en un comunicado, la Policía nacional acudió al domicilio sobre las 11.00 horas de este domingo con una orden, "supuestamente", para desalojar el piso. Desde Stop Desahucios también detallan que al entrar el cuerpo a la vivienda reventaron el cerrojo mientras se encontraba al lado una niña menor, "produciéndole dos bultos en el lado izquierdo de la cara", matizan.

A la hora del desalojo, la plataforma relata que los agentes sacaron de la vivienda al abuelo "sin presentar ninguna orden judicial ni comprobar que era su morada" y que, seguidamente, los agentes, "supuestamente", le dijeron a la menor que la iban a llevar a un centro.

Con todo, Stop Desahucios asegura que a la llegada de la abuela con su hijo sordomudo, la policía ya había extraído muchas de las pertenencias de la casa y había permitido el allanamiento por parte del propietario.

Pese a que la plataforma no confirma que sea éste el propietario, sí que han detallado que el supuesto dueño salió por la puerta con un cuchillo en la mano, amenazando, posiblemente, a las personas presentes.

Así, Stop Desahucios ha intentado mediar con el supuesto propietario, "haciéndole saber que la policía ha actuado ilegalmente y que él no debe colaborar ni beneficiarse de una actuación ilegal", defienden.

Pese a ello, apuntan a que los policías regresaron y reconocieron haber forzado la puerta para abrir sin orden judicial.

Al parecer, la familia llevaba varios días en el piso, en condiciones precarias y sin luz. Asimismo, dormían todos en la misma habitación con los colchones y los enseres guardados en la única habitación limpia.