Clive Arrindell
Imagen del actor británico Clive Arrindell durante una campaña en 2013. GTRES

Comprueba si tu décimo ha sido premiado

Números premiados en el sorteo de 2018

  • 1er premio 4.000.000 € 03347
  • 2º premio 1.250.000 € 21015
  • 3er premio 500.000 € 04211

En España es conocido como el 'calvo de la Lotería', pero la suerte que repartió durante años no le ha acompañado últimamente en la vida real. El actor Clive Arrindell, de 68 años, ha repasado en una entrevista en La Otra Crónica (LOC) cómo llegó a convertirse en la imagen de la Lotería de Navidad, y ha contado cómo ha vivido estos últimos años tras la muerte de sus padres y de dos sobrinos suyos.

Arrindell protagonizó durante siete años (de 1998 a 2005) el emotivo anuncio, siempre con la banda sonora de la película Doctor Zhivago de fondo. Estas navidades se cumplen veinte años desde su salto a la fama en España, que recuerda de la siguiente manera: "Me había rapado la cabeza para un trabajo que hacía en el teatro y era el único calvo en las pruebas, así que destacaba".

Respecto a los siete spots en los que participó, Arrindel ha reconocido que el de 1999 es su favorito. "Los dos primeros fueron los mejores, después se introdujeron cambios y se iba experimentando; para mí la semana de noviembre que iba a España a rodar era la mejor de todo el año, aunque eso me condicionaba también para coger trabajos en el teatro porque algunos no aceptaban que me fuese una semana, perdí algunas oportunidades lucrativas por el anuncio", ha asegurado.

El actor, que nació en Trinidad y Tobago pero desde los 9 años se trasladó a vivir a Inglaterra, ha rememorado cómo fue su tiempo en España durante los rodajes, durante los cuales incluso llegó a tener novia. No obstante, ha admitido que es "tóxico para las relaciones de pareja, he tenido muchas novias y no me duran, de más joven las tenía porque me gustaba mucho el sexo, con la edad eso ha ido amainando y ahora casi me alegro de no haber tenido hijos ni creado familia directa".

En el plano familiar tampoco ha tenido suerte, especialmente tras la pérdida de sus padres con poco tiempo de diferencia y la de dos sobrinos, que fallecieron de manera trágica a consecuencia de enfermedades mentales: "Mis padres murieron con más de 90 años, pero las tragedias de mis sobrinos han sido terribles, llevo muy mala racha, con todo ello tampoco me sale trabajo, no estoy en mi mejor momento aunque tengo buena salud", ha reconocido.