Marjan Sarec, primer ministro esloveno.
Marjan Sarec, primer ministro esloveno. EFE.

Marjan Sarec, primer ministro esloveno, ha realizado unas declaraciones sobre Cataluña en rueda de prensa tras la celebración del Consejo Europeo celebrado en Bruselas. Sarec ha afirmado que Eslovenía mantiene "excelentes relaciones" con España, asegurando que no está satisfecho por la comparación con Cataluña realizada por Quim Torra, presidente de la Generalitat. "Tenemos buenas relaciones con España y no nos gusta que Eslovenia se utilice en esta lucha de la mitad de la población de Cataluña por la independencia, porque somos legalistas y respetamos los asuntos internos de España", declaró el primer ministro esloveno.

El pasado seis de diciembre, Quim Torra viajó a Liubliana donde, además de ser recibido en un encuentro no oficial por el presidente esloveno, Borut Pahor,  participó en una conferencia en la que defendió un avance de Cataluña hacia la independencia por "la vía eslovena". 

Sarec explicó que Eslovenia consiguió su independencia sobre "una base legal sustentada en la Constitución de la República Federativa Socialista de Yugoslavia de 1974". "No podemos comparar la Eslovenia de 1991 con la situación de Cataluña en la actualidad", subrayó el primer ministro esloveno. En este sentido, el jefe del Ejecutivo esloveno añadió que su país no está muy satisfecho cuando se utiliza como ejemplo para Cataluña porque "era una situación completamente distinta".

Además, Marjan Sarec dijo que Pedro Sánchez le había trasladado, durante la cumbre de Bruselas, que "estaría encantado de visitar Eslovenia lo antes posible". Fuentes españolas han informado de que en esa conversación, que calificaron de "muy cordial", hablaron del viaje de Torra y que el primer ministro esloveno manifestó su "total apoyo" al Gobierno español ante las tesis independentistas.

Por otro lado, fuentes gubernamentales eslovenas han confirmado que Sarec le trasladó su descontento a Pedro Sánchez por el hecho de que Borut Pahor recibiera al presidente de la Generalitat. "El Gobierno esloveno esperaba que mantuviese una línea única en la política exterior del país, que marca el Ejecutivo", agregaron estas fuentes, que criticaron la referencia "a la violencia utilizada artificialmente por Torra".