Cementerio de Les Corts
Un hombre frente a una tumba en el cementerio de Les Corts de Barcelona. ACN

Costear un funeral en Barcelona supone un gasto mínimo de 1.800 euros, con el 21% de IVA incluido, según datos de las empresas de servicios funerarios Mémora y Àltima, que tienen más de un 85% de la cuota de mercado de la ciudad. Este precio no incluye ni el entierro ni la incineración, que según el Ajuntament, cuestan unos 500 y 700 euros respectivamente, por lo que una defunción no baja de los 2.300 euros.

El importe de 1.800 euros es el del servicio mínimo de Àltima en la capital catalana, en el que entra solo el féretro, la tramitación de la inhumación, el certificado de defunción, la recogida del cadáver, el acondicionamiento del difunto, el coche fúnebre y la estancia en el depósito, pero no el velatorio en el tanatorio ni otras opciones como las flores o los recordatorios. Además, critica José Luis Manzano, portavoz de la Asociación contra los Abusos Funerarios, solo incluye "la peor gama de todo, con los ataúdes más baratos y más feos", en su opinión, "para que las familias tengan vergüenza" y paguen más.

Así lo acostumbran a hacer, pues según Àltima, únicamente un 10% de los clientes contrata el servicio básico, y según Mémora, un 8%. Desde la primera empresa afirman que el más contratado, por un 50% de los usuarios, supera los 3.000 euros y también incluye tanatoestética, sala de velatorio, coronas de flores y uso del oratorio. Desde Mémora, por su parte, apuntan que el que tiene más éxito cuesta 4.250 euros. Lo elige el 49% de los clientes, mientras que el 22% opta por el servicio premium, con un precio superior a los 7.200 euros.

Tanto el Ayuntamiento de Barcelona como la Asociación contra los Abusos Funerarios denuncian que existe una falta de transparencia por parte de la compañías funerarias que genera un sobrecoste en la factura de los entierros, y por ello, el Consistorio ha impulsado un protocolo de buenas prácticas de información dirigido a centros sanitarios y residenciales y a personal que asiste casos de fallecimiento a domicilio. Sus principales propósitos son que se haga saber a las familias que el servicio funerario básico es de 1.800 euros, que hay otros gratuitos y bonificados y que pueden elegir funeraria.

Barcelona es la capital de provincia catalana con los servicios funerarios mínimos más económicos. Lleida es la que los tiene más caros (3.300 euros) y le siguen Tarragona (2.200 euros) y Girona (1.966).

Regulado el acceso a funerales gratuitos

El Ayuntamiento de Barcelona y Mémora y Áltima acordaron en junio regular el acceso a los servicios funerarios gratuitos , pues no había fijadas condiciones claras para acceder y solo se requería un informe de los servicios sociales. Ahora tienen derecho a gratuidad quienes acrediten que su renta es igual o inferior a un 0,66% de la Renta de Suficiencia de Catalunya (569,12 euros).

Esta modificación llegó después de que la oposición tumbara la funeraria municipal que quería crear el gobierno de Ada Colau en la ciudad.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.