Amenazas de bomba por correo electrónico
Amenaza enviada por correo electrónico de una falsa bomba, en la pantalla de un ordenador en Burlington, Massachusetts (EE UU). Cj Gunther / EFE

Varias organizaciones a lo largo y ancho de EE UU sin vínculos aparentes entre sí, como universidades, periódicos y centros judíos, recibieron este jueves amenazas de bomba mediante correos electrónicos, informó el FBI. Las autoridades de Canadá y las de Nueva Zelanda informaron asimismo este jueves de amenazas de bomba recibidas en varias ciudades de estos países. De momento, no existen indicios de que estos avisos hayan constituido un peligro real.

En EE UU, la Policía federal dijo que estaba trabajando con las autoridades locales en cada uno de los casos y aconsejó a la ciudadanía "permanecer vigilante y alertar de actividades sospechosas que puedan representar una amenaza a la seguridad pública".

San Francisco, en California, fue una de las ciudades en las que se recibieron varias amenazas en distintas partes de la urbe, una de ellas en el Centro de la Comunidad Judía, que tuvo que ser evacuado. La Universidad de Washington en Seattle (estado de Washington) también recibió una alerta, que la Policía local terminó calificando de "no creíble" después de investigar el lugar.

Otras instituciones afectadas fueron la Corte del condado de Thurston en Olympia (estado de Washington), el periódico local Park Record de Park City (Utah) y la Universidad Penn State de Pensilvania. También se recibieron amenazas en organizaciones de Nueva York, Atlanta (Georgia), Carolina del Norte y Miami (Florida). La Policía de Chicago (Illinois) dijo que en la ciudad se han recibido entre 15 y 20 amenazas de bomba por correo electrónico en las últimas horas).

Por el momento, ninguna de las amenazas se ha demostrado real y el FBI mantiene abierta una investigación a nivel nacional.

El pasado martes, un edificio del campus de Facebook en Menlo Park (California) fue desalojado por una amenaza de bomba, y tras una inspección del edificio con unidades antiexplosivos y perros, la Policía determinó que "no se encontraron paquetes o artefactos sospechosos".

Evacuaciones en Canadá

En Canadá, la policía de varias ciudades del país advirtió asimismo este jueves de que se había recibido una multitud de amenazas de bomba sin que por el momento haya indicios de un peligro real.

El Ministerio de Seguridad Pública de Canadá señaló en un comunicado que tiene información sobre las amenazas y solicitó a los ciudadanos que notifiquen a las autoridades "cualquier cosa sospechosa".

La Policía de Toronto apuntó en Twitter que la red de metro de esta ciudad había recibido una amenaza de bomba y que una de las estaciones había sido evacuada como precaución.

En la capital canadiense, Ottawa, la Policía anunció en un comunicado que había más de una decena de amenazas de bomba por correo electrónico "contra empresas locales e individuos". La nota agrega que el autor o autores de la amenaza solicitaron el pago de cantidades indeterminadas de criptomoneda bitcóin. "En estos momentos, todas las amenazas han sido consideradas infundadas", añadió la Policía de Ottawa.

Advertencias similares se recibieron en empresas e individuos de otras localidades canadienses como Montreal y Winnipeg. En algunas, la Policía desalojó las sedes de compañías o instituciones amenazadas como medida de precaución.

"Fraudulentas"

Por último, también las autoridades de Nueva Zelanda investigan una serie de correos electrónicos en los que se indica que se habían colocado explosivos en el centro de trabajo del receptor del mensaje, informaron este jueves fuentes oficiales.

La agencia de ciberceguridad neozelandesa CERT NZ señaló que tiene constancia del envío de estos correos con amenazas de bomba, similares a los recibidos en Canadá y Estados Unidos.

"Si bien es probable de que se trate de un fraude oportunista, la Policía de Nueva Zelanda está trabajando en la confirmación de la validez de las amenazas", dijo CERT NZ en un comunicado publicado en su portal de internet. "Son muy similares a los correos recibidos en el extranjero, que se cree que son amenazas fraudulentas", añadió.

La Policía de Nueva Zelanda confirmó el viernes que se han denunciado al menos tres casos de envío de estos correos.