Candidatos
Susana Díaz, Juanma Moreno, Francisco Serrano y Juan Marín. TWITTER / EFE

Vox se ha convertido en la 'manzana de la discordia' de las negociaciones para formar un pacto Gobierno en Andalucía. Al menos, en el discurso más público de los líderes políticos; en privado, las conversaciones para cerrar, al menos, una investidura y elegir a la Mesa del Parlamento siguen su curso.

Mientras los de Santiago Abascal blanden sus más de 395.000 votos para reclamar un rol protagonista en el futuro de las instituciones andaluzas, PP y Cs, que tras los comicios no se mojaron demasiado, se debaten ahora entre "escuchar y hablar" con la formación de ultraderecha o aislarla. Aunque siga siendo la llave.

Ambas formaciones han mantenido este jueves, mediante un grupo de trabajo, la primera de las reuniones para llegar a un acuerdo programático previo a un pacto de Gobierno. Mientras tanto, el PSOE está "a la espera" y no da "nada por perdido", porque fue la formación más votada.

La posición de los populares se ha movido poco. Su candidato, Juanma Moreno, ha asegurado que escucharán a Vox "con naturalidad" y que mantendrán contacto en los próximos días. No obstante, afirma que su "gran objetivo" es que haya "un plan de Gobierno que dure una legislatura entre PP y Cs".

Los naranjas han oscilado algo más. Si Albert Rivera aseguraba hace unos días que no sería responsable hablar con todos los partidos, este jueves ha tildado a Vox de "populista" y ha avanzado que no irá de la mano "de los que van con Le Pen". "La solución no es destruir Europa", ha añadido.

Lo ha dicho en Bruselas, donde acudió a una reunión con los liberales europeos, que nada más celebrarse las elecciones andaluzas manifestaron una gran preocupación por el ascenso de la formación de Abascal.

"Los números no les dan"

Al líder del partido ultra no le ha sentado muy bien lo que ha llamado "desprecio". "Si lo que pretende es el visto bueno socialista para continuar el socialismo con otras siglas y no levantar alfombras, que no cuenten con nosotros", ha afirmado. Y a continuación ha pedido una silla en la Mesa del Parlamento.

Por su parte, los socialistas han vuelto a acusar al PP-A y a Cs de pretender "blanquear" el apoyo de Vox "a escondidas", cuando "por detrás tienen que estar pactando" con la ultraderecha, ya que "los números no les dan". "Andalucía está en manos de la ultraderecha", han sentenciado.

El PSOE va a solicitar la presidencia como fuerza más votada y ha avisado que, sin Vox, el PP y Ciudadanos no suman los votos suficientes para ostentar esta responsabilidad. Los populares no contemplan en ningún caso facilitar la Presidencia del Parlamento al PSOE.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.