El zumo de naranja, en 'En el punto de mira'.
El zumo de naranja, en 'En el punto de mira'. CUATRO

¿Cuántas veces nos han dicho: "Bébete el zumo de naranja que se le van las vitaminas"? Y es que este producto es la estrella de los desayunos y en el episodio de este jueves de En el punto de mira, el programa de investigación de Cuatro, confirmará esta noche, a las 22:30 horas, algunas de sus propiedades como que es bueno para el sistema inmunológico gracias a sus grandes aportes de vitaminas C y B, pero también es una fuente de azúcar que conviene dosificar.

Los reporteros investigarán un dato sorprendente: Desde que se recolecta la naranja en el campo hasta que llega al vaso en casa o en el bar en forma de zumo, este producto incrementa su precio en un 700%. Dependiendo del local, un zumo de naranja oscila entre 1,50 y 15 euros, pero un kilo de esta fruta cuesta entre 1 y 3 euros. ¿Quién se beneficia? El espacio viajará hasta la Comunidad Valenciana, la principal productora de naranjas, para averiguarlo.

En España se han perdido casi 160.000 hectáreas de cultivo de naranja por su baja rentabilidad, provocando que muchos de los agricultores que se dedicaban a este cultivo vivan de subvenciones. Actualmente hay unos 65.000 agricultores viven de la naranja, por el que reciben unos 10 céntimos el kilo, pero la importación de este cítrico en Europa proveniente de otros países como Argentina o Marruecos hace que los precios de la naranja española se paguen muy bajos y casi no salga rentable a quien la cultiva.

En el segundo reportaje, En el punto de mira abordará el negocio de la muerte en España, donde al año fallecen unas 450.000 personas, y el precio medio por sepelio es de unos 3.500€, variando según la localidad. Mientras que Cuenca es la ciudad más barata, con una media de 2.261€, y Barcelona la más cara, con unos 6.441€ de media. Y es que España es el país de Europa donde sale más caro morirse.

Los reporteros investigarán algunas empresas de servicios funerarios, entrevistarán a algunos de sus trabajadores y antiguos empleados, y contactarán con varias familias que se consideran estafadas por estos servicios.

El programa mostrará cómo los vendedores de los servicios funerarios hacen chantajes emocionales a familias que, en momentos de debilidad por la pérdida de un ser querido, aprovechan para abusar con las ventas, las necesidades y las condiciones de los entierros. El espacio de Cuatro también mostrará prácticas ilegales, como acuerdos entre empleados de hospitales y empresas funerarias para estar al tanto de los fallecimientos.