Mario Draghi y Luis de Guindos
El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi (dcha.), y el vicepresidente Luis de Guindos, durante una rueda de prensa en Fráncfort, Alemania. Armando Babani / EFE

El Banco Central Europeo (BCE) dejará de comprar bonos el próximo mes de enero, pese al debilitamiento económico, e invertirá los que venzan "durante un período prolongado una vez que comiencen a subir los tipos de interés", según informó la propia entidad.

El BCE dejó también inalterados los tipos de interés de referencia a los que presta a los bancos semanalmente en el 0%. También quedan sin variación la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito se mantendrán, en el 0,25 % y el -0,40 %, respectivamente.

"El Consejo de Gobierno espera que los tipos de interés oficiales del BCE se mantengan en los niveles actuales hasta al menos durante el verano de 2019 y en todo caso durante el tiempo necesario para asegurar la continuación de la convergencia sostenida de la inflación hacia niveles inferiores, aunque próximos, al 2 % a medio plazo", afirma el organismo.

En relación con las medidas de política monetaria no convencionales, "las compras netas de activos en el marco del programa de compras de activos (APP) finalizarán en diciembre de 2018", confirman desde Francfort. El presidente del BCE, Mario Draghi, dijo que el debilitamiento económico de la zona del euro "refleja una bajada de la demanda externa".