Amador Mohedano explica su ausencia en el homenaje
Amador Mohedano explica su ausencia en el homenaje EP

Nada es lo que parece. Amador Mohedano ha conseguido que se haya paralizado temporalmente la subasta de Los Naranjos, que estaba prevista para el pasado 10 de diciembre en Sevilla.

Las deudas contraídas con la Agencia Tributaria –que superan los 215.000 euros– habían empujado a la Administración a tener que embargar la parte de la propiedad que le corresponde –es titular junto a su hermana Gloria– para liquidar, así, el monto pendiente.

Sin embargo, finalmente la enajenación no se produjo. La suspensión de la subasta respondería a la venta privada que el propio Amador habría hecho en el año 2009 de cerca de 3.000 metros pertenecientes a esta finca.

El comprador sería una persona de su entorno que, al enterarse de las intenciones de la Agencia Tributaria, habría solicitado la revisión del caso para evitar quedarse sin su parte del terreno.

La transacción se habría realizado con absoluto secretismo, en un documento privado que no se habría alzado en escritura pública. Una gestión que Amador Mohedano habría ocultado incluso a su familia y que, después de ser descubierta, habría sido la motivación principal de su divorcio de Rosa Benito.

De momento, en la nota simple de la finca de Chipiona sigue constando que la titularidad de la propiedad corresponde a los hermanos Mohedano. Según fuentes consultadas, las verificaciones podrían alargarse incluso durante varias semanas, por lo que será ya en el próximo año cuando la herencia de la cantante Rocío Jurado pueda finalmente subastarse.