Theresa May, ha retomado este jueves su plan del 'brexit' después de haber superado este miércoles la moción de confianza sobre su liderazgo planteada por sus colegas del Partido Conservador. La primera ministra británica ha reconocido que no espera que los Veintisiete socios de la UE le concedan de forma inmediata las garantías que necesita para que el acuerdo sea ratificado por la Cámara de los Comunes, pero confió en que puedan trabajar sobre ellas "tan pronto como sea posible".

"No espero un resultado inmediato, pero espero que podamos trabajar tan pronto como sea posible en las garantías", afirmó May a su llegada a la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la UE en Bruselas.

May dijo que es consciente de las "grandes preocupaciones" de los diputados británicos, que se centran en que termine siendo permanente la salvaguarda acordada entre Londres y Bruselas para evitar una frontera estricta entre Irlanda del Norte (territorio británico) y la República de Irlanda.

Añadió que expondrá a sus socios europeos las "garantías legales y políticas" que, a su juicio, se necesitan para abordar esas preocupaciones y conseguir que el acuerdo del "brexit" sea ratificado por el Parlamento británico.

'Brexit' sin acuerdo

Al mismo tiempo, admitió que su Gobierno estudia la posibilidad de una salida -prevista para el 29 de marzo de 2019- sin acuerdo, aunque insistió en que "la mejor solución para ambos" es que lo haya y que sea respaldado por la Cámara de los Comunes.

En clave interna, dijo que no será ella quien liderará el Partido Conservador para las elecciones previstas en el Reino Unido en 2022 dado que, aunque le "habría gustado", la formación "preferiría concurrir con otro líder".

La primera ministra británica decidió el lunes aplazar la votación (prevista el martes) del acuerdo de salida de la UE en la Cámara de los Comunes, con el fin de aprovechar la cumbre para intentar obtener más garantías de los Veintisiete con respecto a Irlanda del Norte.