Al menos nueve personas han muerto y otras 47 han resultado heridas este jueves en Ankara (Turquía) al chocar un tren de alta velocidad con una locomotora de mantenimiento, informaron las autoridades locales.

El ministro turco de Transporte, Mehmet Cahit Turhan, dijo en declaraciones a televisiones locales que entre los muertos hay tres maquinistas y seis pasajeros. "Tenemos tres maquinistas y cinco pasajeros muertos en el lugar del accidente. 48 pasajeros fueron hospitalizados y uno de ellos murió en el hospital. Tenemos en total 9 muertos. La investigación sobre las causas del accidente está en curso", dijo el ministro.

Previamente, el gobernador de Ankara, Vasif Sahin, había dado una cifra de cuatro fallecidos, aunque advirtiendo que las labores de rescate continuaban y sin descartar que el número de víctimas mortales pudiera ascender, pues además algunos de los heridos se encuentran en estado grave.

El tren había partido de Ankara a las 06.30 (03.30 GMT) con dirección a la ciudad de Konya. Unos quince minutos después de la salida, cuando aún estaba dentro de la ciudad y circulaba a unos 80 kilómetros por hora, el tren de pasajeros chocó contra una locomotora de mantenimiento que se encontraba en la misma vía volviendo de un riel de control y descarriló.

Al salirse de la vía, el convoy impactó contra un paso elevado, que se desplomó sobre algunos de los vagones. La Fiscalía de Turquía ha anunciado una investigación sobre el suceso

Tres trabajadores de los Ferrocarriles Estatales de Turquía (TCDD) han sido arrestados en relación con el accidente. Los detenidos son el jefe de la estación de Mardansiz, en el extrarradio de Ankara, donde ocurrió el siniestro, el guardagujas responsable de manejar las vías y un controlador.