El pasado mes de octubre la ahora detenida denunciaba en la Guardia Civil un robo con fuerza cometido en su vivienda, donde al parecer autor o autores desconocidos, tras forzar el acceso a la misma, sustrajeron del interior del garaje anexo un teléfono móvil valorado en 700 euros.

La investigación desarrollada durante estas semanas ha permitido ubicar el terminal activado y en uso en su domicilio, en fechas posteriores a la presunta sustracción.

Si bien la línea estaba a nombre de una tercera persona, la usuaria resultó ser la denunciante. Supuestamente, C.P.V. simuló la sustracción del terminal telefónico, denunciando el robo y dando parte del hecho a su compañía aseguradora con la intención de recibir una indemnización.

En dependencias policiales ha sido detenida, instruyéndose diligencias que serán entregadas en el Juzgado de Instrucción Nº 4 de Burgos.

Consulta aquí más noticias de Burgos.