Vagón del Metro de Barcelona
Un vagón del metro de Barcelona. TMB - Archivo

El metro de Barcelona está en riesgo de funcionar toda la noche de fin de año sin presencia de vigilantes de seguridad. Los sindicatos que representan a este colectivo de trabajadores han anunciado una huelga para el próximo 31 de diciembre para reclamar la mejora de sus condiciones laborales y para denunciar la "pasividad" del Ayuntamiento de Barcelona ante las agresiones que sufren por parte de grafiteros cada vez más agresivos.

El paro está convocado de las seis de la mañana del día 31 de diciembre a las seis de la mañana de la jornada del 1 de enero de 2019.

Los agentes piden hacer rondas por el suburbano siempre en pareja ya que se encuentran en inferioridad numérica ante los carteristas, que se suelen mover en grupos de cuatro, y ante los grafiteros que pintan convoys.

Otras demandas de los vigilantes son que en las operativas de interventores la cantidad de agentes de seguridad siempre sea superior a la de interventores. También solicitan operativas en zonas calientes en las que como mínimo siempre hayan cuatro vigilantes de seguridad.

Igualmente solicitan a Transports Metropolitans de Barcelona (TMB) que les dote de sprays de gel para defenderse de agresiones violentas y que la empresa sea parte implicada contra cualquier agresión o denuncia contra el colectivo.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.