Las 322 demandas de divorcio consensuado registradas en el tercer trimestre de este año suponen un 8,3 por ciento menos que las presentadas en el mismo trimestre de 2017 y las 289 demandas de divorcio no consensuado son un 12,2 % menos que las de hace un año.

Del mismo modo, las separaciones consensuadas se mantienen, con 20 demandas, y las separaciones no consensuadas, pasan de 8 a 10 si las comparamos con el mismo periodo del 2017.

Se presentó una demanda de nulidad en los tres meses analizados, la segunda en los dos últimos años. El informe pone en relación las demandas de disolución matrimonial del total del año con la población por territorios a 1 de enero de 2018. Situando a la Región de Murcia, con una tasa de 4,3, por debajo de la media nacional, que es de 4,7.

El mayor número de demandas de disolución por cada 10.000 habitantes se ha dado en la Comunidad Valenciana, con 5,7; seguida de Andalucía y Canarias, con 5,1; Islas Baleares, con 5; y Galicia, con 4,9.

Por el contrario, las proporciones más bajas de disoluciones matrimoniales por habitante se han dado en País Vasco, con 3,4; Castilla y León, con 3,7; y Aragón y La Rioja, con 3,8.

La evolución trimestral de las demandas de divorcio registradas en los juzgados de Instancia de la Región (consensuadas y no consensuadas) desde 2008, refleja que, de forma casi cíclica, se registran menos procedimientos durante el primer y tercer trimestre del año, y suben los meses de abril a junio y octubre a diciembre.

A diferencia de lo ocurrido con las demandas de disolución, las demandas de modificación de medidas matrimoniales (guardia y custodia), especialmente las consensuadas, han mostrado incrementos interanuales respecto al mismo período del año 2017.

Distinto ocurre en los procedimientos de modificación de medidas, en caso de progenitores no unidos por vínculo matrimonial, que registran bajadas interanuales del 5,6% (demandas no contenciosas) y del 17,1 por ciento (contenciosas).

Consulta aquí más noticias de Murcia.