El autor de los disparos que han causado la muerte a al menos tres personas y ha herido a otras 13, ocho de ellos de gravedad, ha sido identificado por las autoridades como Cherif Chekatt y a estas horas permanece huido y está siendo buscado por la policía, informó la Prefectura (delegación del Gobierno).

El autor, nacido en Estrasburgo hace 29 años, tiene antecedentes por delitos de delincuencia común, por los que ha sido condenado hasta 27 veces y ha pasado varios años en la cárcel en Francia, Alemania y Suiza. Estaba fichado por la policía dentro de su archivo de sujetos radicalizados.

Según el fiscal antiterrorista Rémi Heitz, fue en la cárcel donde se produjo su radicalización islámica y donde comenzó a practicar un proselitismo religioso.

La Policía había registrado su casa este martes por la mañana en el marco de una investigación por robo para detenerlo, según la cadena BFM TV, por intento de homicidio, pero los agentes no le encontraron porque estaba ausente, si bien sí que hallaron una granada y un rifle.

La Fiscalía Antiterrorista de París ha abierto su investigación por asesinato y tentativa de asesinato en relación con una organización terrorista, así como por asociación de malhechores terrorista criminal.

El alcalde de Estrasburgo, Roland Ries, confirmó que es un hombre con antecedentes por delincuencia común y fichado por radicalización islamista, un hecho del que había sido puesto al corriente la Policía Municipal.

Ries explicó que la investigación tendrá que determinar cómo pudo acceder al interior del recinto del mercado de Navidad con armas, ya que el dispositivo de seguridad allí prevé el registro de todas las personas que entran.

De Neudorf, un barrio al este de Estrasburgo

En la búsqueda del atacante han sido movilizados 350 policías y gendarmes, apoyados por dos helicópteros y soldados de la fuerza Sentinelle, y hay "medios adicionales" de camino. Una de las principales pistas es que se encuentre en su barrio, Neudorf, al este de la ciudad, pero el secretario de Estado de Interior francés, Laurent Nunez, ha declarado en una entrevista a la radio francesa France Inter que "no está excluida" la posibilidad de que "el sospechoso haya intentado salir de Francia". Los controles en la frontera con Alemania han sido reforzados.

Según Castaner, el hombre "sembró el terror" en tres puntos distintos de la ciudad. Militares de Sentinelle usaron su arma para intentar interceptarlo, y entre las 20.20 y las 21.00 hora local (19.20 y 20.00 GMT) se enfrentó en dos ocasiones a las fuerzas de seguridad, con un intercambio "sistemático" de disparos.

Después de cometer la matanza, el atacante tuvo un enfrentamiento con una brigada de policías con los que se cruzó en un carril de bicicleta, y fue allí donde pudo ser herido, indicó el primer edil de Estrasburgo.

La cadena de noticias BFMTV ha destacado que el presunto tirador habría abandonado el lugar de los hechos en taxi. El conductor del vehículo en cuestión aseguró a la Policía que el sospechoso se encontraba herido y que le robó.

El sospechoso se encuentra en la lista policía que incluye 26.000 otros individuos considerados peligrosos en Francia. De todos ellos, unos 10.000 están catalogados como "radicalizados".

Penas de cárcel en Francia, Suiza y Alemania

Según el semanario alemán Der Spiegel, el presunto atacante de Estrasburgo cumplió penas de cárcel por delitos comunes en Alemania, de donde fue expulsado a Francia en 2017.

De acuerdo con ese medio, el atacante tenía antecedentes penales tanto en Alemania como en Suiza y Francia, su país natal, aunque al parecer por delitos comunes tales como robos con fuerza.

En Francia había sido condenado a una pena dos años de cárcel, en 2008, a lo que siguió otra sentencia a un año y medio de prisión en Suiza y luego otra a dos años y tres meses en Alemania, por robar en una consulta médica y una farmacia. Tras cumplir la condena en Alemania fue expulsado a Francia, el 27 de febrero de 2017, prosigue ese medio, según el cual las autoridades francesas habían emitido una orden internacional de detención.

Según Der Spiegel, no constaba en los archivos policiales alemanes como presunto radical peligroso, sino únicamente relacionado con delitos comunes.