James Bond
Daniel Craig interpretando a James Bond. MGM

Un equipo de profesores de la Universidad de Otago (Nueva Zelanda) ha analizado más de una veintena de películas de James Bond para calcular cuánto alcohol consume el personaje creado por Ian Fleming.

Algunos científicos parecen obsesionados con el agente británico de quien se han publicado estudios en revistas académicas sobre su hábito de fumar, comportamientos que se consideran violentos y hablan, incluso, de psicopatología.

El agente con licencia para matar consume 109 bebidas en 24 películas, un promedio de 4,5 copas por largometraje, según el análisis. Su borrachera récord fue en Quantum of Solace (2008) en la que 007, interpretado por Daniel Craig, se tomó 24 copazos en un avión, "lo suficiente como para matar a algunas personas", aseguran los investigadores.

A pesar de que Bond es famoso por sus martinis 'agitados, no revueltos', no rechaza un buen vodka, champán, cóctel o alguna cerveza ocasional. Su ingesta constante de alcohol durante seis décadas convierten al agente secreto en un "alcohólico severo".

Ver esta publicación en Instagram

The start of the week. The start of a legend… #JamesBond #007 #DrNo

Una publicación compartida de James Bond 007 (@007) el10 Sep, 2018 a las 11:56 PDT

Los autores de este estudio clasifican el problema de Bond "como un trastorno grave" ya que cumple con seis de los 11 criterios del DSM-5 para esta condición (Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales que utilizan los profesionales para su evaluación).

El amor de Bond por una bebida, o su trastorno "crónico", según los académicos neozelandeses, lo ha llevado "a tomar malas decisiones". Se refieren a que el personaje de ficción tiende a involucrarse en peleas y conduce de manera temeraria cuando ha bebido.

"Los riesgos crónicos incluyen beber con frecuencia antes de las peleas, conducir vehículos (incluso en persecuciones), operar maquinaria o dispositivos complejos, contacto con animales peligrosos, rendimiento atlético extremo y sexo con enemigos, a veces con armas o cuchillos en la cama", explica Nick Wilson, autor principal de este curioso estudio.

Bond no es el único objeto de críticas, el MI6, Sercicio de Inteligencia Británico, también se lleva su parte por no haber sido más "responsables". "La gerencia del MI6 necesita redefinir el trabajo de Bond para reducir sus niveles de estrés", dice un estudio publicado en el Medical Journal of Australia.

Ver esta publicación en Instagram

On this day in 1999, THE WORLD IS NOT ENOUGH, Pierce Brosnan and Sophie Marceau filmed Bond and Elektra King’s first kiss #BTS

Una publicación compartida de James Bond 007 (@007) el6 May, 2015 a las 7:48 PDT

"Se necesita más apoyo en el campo y un enfoque de equipo más fuerte para que sus obligaciones no le pesen tanto", añaden.

Por supuesto, los autores le recomiendan a 007 que "busque ayuda profesional para su adicción con el alcohol" y además le sugieren que debería "evitar beber en el trabajo", especialmente, cuando "está desactivando las armas nucleares".