Cármen Calvo en rueda de prensa
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno. EFE/Ángel Díaz

El Gobierno ha descartado este martes volver a aplicar el artículo 155 de la Constitución para suspender la autonomía en Cataluña.

Al ser preguntada sobre si está el 155 encima de la mesa, la vicepresidenta del Ejecutivo, Carmen Calvo, se ha posicionado en contra de la puesta en marcha de este mecanismo.  A su entrada en el Senado para someterse a la sesión de control, ha respondido de forma breve pero categórica. "No", ha dicho.

Calvo ha señalado además, ya en la Cámara, que el Ejecutivo socialista es "el que defiende la Constitución" después de que el PP le acuse de pactar con quien quiere romper España para sacar adelante la moción de censura. La portavoz adjunta del PP en el Senado, Cristina Ayala, le ha espetado que a pesar de que el Gobierno quiera hacer creer al pleno que Podemos, PNV, Bildu y PDeCAT "son constitucionalistas fetén", realmente son "los que quieren romper España".

Calvo, de forma escueta, ha respondido a esto calificando al PP de "trileros de la política" y les ha acusado de ser la "incoherencia viviente". Así, les ha invitado a que busquen en la hemeroteca la fecha de enero de 2013, cuando el por entonces alcalde de Vitoria, Javier Maroto, llegó a acuerdos con Bildu en el ayuntamiento.

"Que se deje de cartas"

La portavoz del PP en el Congreso, Dolors Montserrat, había exigido horas antes al Ejecutivo que envíe ya al presidente de la Generalitat, Quim Torra, el requerimiento previo a la puesta en marcha del artículo 155 de la Constitución, que "rompa" con los independentistas y que convoque elecciones generales.

"Que se deje de cartas y que envíe el requerimiento previo a Torra, agitador número uno de la kale borroka" en Cataluña, ha dicho Montserrat, criticando así las misivas con las que el Gobierno advirtió ayer a la Generalitat de que ordenará la "intervención" de las fuerzas de seguridad del Estado si los Mossos no ejercen su función.