Autopista radial R-4  de Ferrovial y Sacyr
Autopista radial R-4 de Ferrovial y Sacyr. CINTRA

Los peajes por el uso de las autopistas quebradas bajarán una media del 30% a partir del 15 de enero, ha anunciado este martes el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quien ha explicado que con esta medida prevén impulsar la utilización de estas vías y, por tanto, elevar sus ingresos.

Las autopistas quebradas son la AP-41, que discurre entre Madrid-Toledo, las radiales madrileñas R-2, R-3, R-4 y R-5, la AP-36, entre Ocaña y La Roda, la AP-7 Cartagena (Murcia)-Vera (Almería), la Circunvalación de Alicante y la M-12 Eje Aeropuerto.

El ministro explicó que, pese a esta bajada, su objetivo es "generar más ingresos promocionando el uso de estas autopistas". "Vamos a recaudar más bajando estos peajes", aseguró Ábalos, quien valoró también la necesidad de mejorar la movilidad al aprovechar mejor estas infraestructuras.

Con respecto a las autopistas, reiteró también su petición a los grupos parlamentarios para la creación de una subcomisión dedicada a la reflexión sobre cómo garantizar la sostenibilidad del modelo de vías de alta capacidad en España.

Recientemente, el Consejo de Ministros aprobó un real decreto-ley para, entre otras cosas, dar cobertura de rango legal al eventual cobro de peajes por parte la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa), organismo dependiente de Fomento que ha asumido la explotación de las citadas autopistas de peaje.

Plan de inspección de puentes

Por otro lado, el ministro anunció también que su ministerio va a modificar los contratos de inspección de puentes para incrementar su presupuesto anual un 20%, hasta los 5,3 millones de euros.

A este respecto, explicó que el Gobierno presentará en próximas semanas un estudio sobre la situación de los puentes que ha detectado desperfectos reseñables en 66 infraestructuras de las 23.000 analizadas.

Por ello, además de incrementar la inversión en inspecciones, va a impulsar la elaboración de un informe de seguridad anual, además de centralizar todos los sistemas de monitorización estructural e implantar el uso de drones para mejorar la vigilancia de las estructuras.