Susana Díaz
Susana Díaz recibe los aplausos de los miembros de la ejecutiva del PSOE de Andalucía. Julio Muñoz / EFE

La presidenta andaluza en funciones, Susana Díaz, advirtió este lunes de que al PSOE-A "no lo va a poner nadie de rodillas" porque ha ganado las elecciones del 2 de diciembre, y ha apostillado: "Yo soy la candidata del partido con mayor respaldo electoral".

Díaz hizo estas manifestaciones durante su intervención ante el Comité Director del PSOE de Andalucía, máximo órgano entre congresos, que analizó este lunes por la tarde los resultados de los comicios autonómicos.

La secretaria general del PSOE andaluz, que fue recibida con un cerrado y largo aplauso de los miembros del Comité Director puestos en pie, recalcó que "nadie tiene derecho a vetar a un partido que ha ganado exclusivamente porque durante 37 años haya sido la opción libre de los votantes".

En otro momento de su intervención señaló, no obstante, que no se pueden poner "paños calientes" tras los resultados electorales obtenidos por el PSOE, que achacó a distintas circunstancias, especialmente a la situación política nacional.

Por ello, llamó a analizar los resultados haciendo "autocrítica" porque hay una realidad que "no se puede obviar", como es la pérdida de escaños y la posibilidad de que el PSOE deje de presidir el Gobierno andaluz.

Influencia de la política nacional

Díaz confesó que nunca pensó que las referencias constantes del resto de los partidos a la política nacional iban a afectar a los resultados electorales: "Pensé que hablar de Andalucía iba a tener el reconocimiento mayoritario, que se iba a premiar a quien pusiera Andalucía por encima de cualquier otro tema", reflexionó.

Así, criticó que Ciudadanos "no ha hecho otra cosa que hablar de Cataluña, incluso cerró la campaña hablando de ello" y, al respecto, recalcó que comparte las palabras de Josep Borrell de que "lo nacional ha influido".

Cree Susana Díaz que otro asunto nacional que ha influido en los resultados de las andaluzas es la inmigración, aunque señaló otros motivos de la pérdida de apoyos del PSOE, como los mensajes lanzados por el PP y Ciudadanos durante la campaña sobre la corrupción pese a que su gobierno, remarcó, no tiene una "mácula".

"Pero ha sido duro hacer una campaña viendo a dos personas honestas sentadas en el banquillo", recordó, en referencia a los expresidentes de la Junta Manuel Chaves y José Antonio Griñán, que están siendo juzgados por el caso de los ERE.

"Otro elemento que ha formado parte de la campaña ha sido los que algunos llamaban 40 años, aunque llevábamos 37 [gobernando], pero parece que lo nuevo es mejor incluso aunque fuera reivindicando cosas que habíamos hecho los socialistas", lamentó, tras criticar el "mensaje de hartazgo y necesidad de cambio, aunque fuera a peor" que han lanzado el resto de los partidos.

Ha insistido también, entre las causas de la pérdida de catorce escaños, el incremento de la abstención respecto a las anteriores elecciones y el que "mayoritariamente ha votado la derecha y se ha abstenido la izquierda".

Acuerdos para gobernar

Tras este análisis, Díaz dijo que la obligación de los socialistas andaluces ahora es "trabajar desde el primer minuto para recuperar la mayoría, una mayoría amplia para que no condicione la autonomía ningún argumento externo a Andalucía".

Insistió en que va a impulsar un acuerdo con "las formaciones constitucionalistas" para "liderar el Gobierno andaluz" y aprovechópara criticar que Ciudadanos y el PP estén en "despachos de Madrid y Barcelona decidiendo el futuro de Andalucía".

Díaz recordó que las elecciones andaluzas han sido las primeras de "un ciclo electoral que determinará si lo que ha pasado aquí sucederá en elecciones futuras, es decir si la entrada de un partido de ultraderecha con esta fuerza se va a repetir en otros parlamentos autonómicos y en los ayuntamientos".

Se preguntó asimismo si la estrategia de haber estado "todos contra el PSOE para blanquear y normalizar el apoyo de Vox" se va a repetir, pues "no se puede gobernar con 47 escaños" , en referencia a los conseguidos por el PP y Ciudadanos, los mismos que tuvo el PSOE en la anterior legislatura aunque fue apoyado por una "fuerza constitucionalista".

"Ellos solos no pueden aprobar un presupuesto, cualquier votación requiere el apoyo de Vox, que tiene que ser necesariamente un colaborador activo que se implique en la gobernabilidad"subrayó, antes de señalar que "Rivera tendrá que decidir si quiere ser Macron o Salvini".