Los cazadores abaten en un año a la mitad de aves protegidas en Alicante

  • Llegan heridos al Centro de Santa Faz búhos, garcillas o urracas.
  • Y si se curan, los sueltan.
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE ALICANTE

Los cazadores son cada vez más respetuosos, o eso parece, pues este año la temporada de caza ha finalizado con sólo 12 ejemplares de especies protegidas heridos.

En 2005 se recuperaron 21, gracias al esfuerzo de vecinos y particulares, que encuentran a los animales en el campo y los llevan al Centro de Recuperación de Flora y Fauna, en Santa Faz, o avisan al personal para que los recoja.

Según Alejandro Izquierdo, responsable de la entidad, el veterinario las curan para, una vez recuperadas, liberarlas. Al centro suelen llegar aves rapaces, garcillas, urracas, patos y búhos, con frecuencia de la Vega Baja.

En el último año han curado a cinco aves con fracturas en las alas y, para hacer un seguimiento en libertad, les ponen una anilla identificadora.

Técnicas gemelas a las humanas

El personal veterinario del Centro de Recuperación de Flora y Fauna aplica a las aves heridas las mismas técnicas que a los humanos.

Por ejemplo, para curar un ala rota, les colocan implantes de hierro hasta que los huesos se han soldado completamente, para después retirarlos, explica el veterinario Pedro María Mojica, lo mismo que se emplea para unir huesos humanos.

Comunidad Valenciana

Mostrar comentarios

Códigos Descuento