Suhail Mohammed Al Mazrouei (i) y Mohammed Barkidoprior (d)
Suhail Mohammed Al Mazrouei (i), ministro de Energía de Emiratos Árabes, y Mohammed Barkidoprior (d), presidente de la Conferencia de la OPEP. EFE/CHRISTIAN BRUNA

La Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) ha alcanzado un acuerdo con sus aliados, encabezados por Rusia, han acordado reducir la producción de petróleo en 1,2 millones de barriles al día. El acuerdo, logrado en Viena, entrará en vigor en enero de 2019 y durará seis meses.

La noticia ha sido confirmada por Biyan Zanganeh, ministro iraní de Petróleo, al abandonar la reunión de 24 productores poco después de su inicio y mostrarse satisfecho de que su país, junto a Venezuela y Libia, hayan quedado libres del compromiso de disminuir su bombeo.

"Desde el primero de enero van a reducir la producción. Serán 800.000 de la OPEP y 400.000 de los No-OPEP, en total serán 1,2 millones de barriles diarios", dijo Zanganeh.

"Creo que ha sido un buen acuerdo. Irán está formalmente excluido de esta decisión. Creo que Venezuela y Libia también están excluidos", añadió.

La reunión de este viernes estuvo precedida por seis horas de sesión de la 175 conferencia ministerial de la OPEP, que finalmente pospuso la adopción de una decisión definitiva, ya que la supeditó a la adhesión de sus aliados no miembros.

Por otra parte, la OPEP fijó para el 8 abril de 2019 la fecha de su próxima conferencia ministerial.

El Brent aumentó su valor

El precio del barril de petróleo Brent, índice de referencia en Europa, que había llegado a caer a primeras horas de la sesión hasta 59,10 dólares, se ha situado tras el acuerdo en los 63 dólares, ligeramente por debajo e los 63,73 dólares que aparecían minutos antes de la oficialización del acuerdo.

Desde octubre, el precio del crudo ha perdido cerca de un 30%, entre preocupaciones por un exceso de oferta y de una ralentización de la demanda a raíz de los tensiones comerciales globales.

Ante ese escenario, el cártel liderado por Riad evalúa tomar medidas similares a las que adoptó a finales de 2016 para frenar en aquella ocasión una caída que había desplomado los precios en un 80%.