Patinetes
Patinete eléctrico en la Puerta del Sol. JORGE PARÍS

Lime, compañía de alternativas de movilidad sostenible que cuenta en Madrid con más de 150.000 usuarios registrados, está retirando sus patinetes eléctricos de las calles de la capital para cumplir con las exigencias del Ayuntamiento de Madrid a través de la reciente ordenanza de movilidad.

En palabras del director general de Lime en España, Álvaro Salvat, se ha cumplido "con el mandato del Ayuntamiento de Madrid y, a pesar de diferir con la decisión", retirarán la flota "para poder operar con la seguridad jurídica que los madrileños merecen".

"Desde el inicio de nuestra operativa, hemos ofrecido no sólo compartir nuestros datos con el ayuntamiento, sino también ofrecerles soluciones que fomenten tanto el aparcamiento cívico como la seguridad. Somos optimistas que, de la mano del ayuntamiento, los madrileños podrán pronto volver a disfrutar de una alternativa sostenible de movilidad", ha añadido.

La causa fundamental para la retirada de todos los patinetes es la no determinación de las zonas en las que los clientes de esos servicios pueden comenzar o terminar el viaje, lo que cada una de esas empresas puede limitar a través de su app. Esta exigencia está recogida en la Ordenanza de Movilidad Sostenible, que entró en vigor el pasado 24 de octubre. El Ayuntamiento ha pedido que se excluyan aquellas zonas donde no sería posible la utilización del patinete eléctrico, como calles y espacios peatonales o grandes glorietas donde confluyen vías de múltiples carriles y con velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

No es Madrid la única ciudad que está viendo el aumento en este nuevo método de transporte, que ha provocado una aceleración en la búsqueda de su regulación. Valencia ya está prohibiendo su circulación por las aceras, mientras Barcelona ya está multando a los que cometen esta u otras infracciones.

Consulta aquí más noticias de Madrid.