El presidente de la Generalitat, Quim Torra, ha exigido al conseller de Interior, Miquel Buch, que presente un plan de revisión de los protocolos internos del cuerpo de los Mossos d'Esquadra en los próximos cuatro días.

Después de la actuación de los Mossos d'Esquadra en Girona y Terrassa, Torra espera que Buch haga cambios a Interior para que no se repitan imágenes como las de este jueves, con cargas policiales contra antifascistas que protestaban por los actos de Vox "que no le gustaron nada", ha asegurado.

Durante su visita a Eslovenia, el president Torra ha dicho que "hemos de ver qué es lo que no estamos haciendo correctamente, y si se han de hacer cambios, los haremos". Y ha calificado de "auténtica provocación" que Vox se manifieste en Girona.

En Girona, en la manifestación de Vox des este jueves ha habido 15 agentes heridos y cuatro de ellos han precisado atención hospitalaria -uno de ellos por haberse fracturado la muñeca-, y tres manifestantes heridos, uno de ellos al que también han tenido que atender hospitalariamente por causa de una caída.

En Terrassa, un total de cinco mossos d'Esquadra y dos manifestantes resultaron heridos este jueves tras las cargas policiales, durante protestas por una manifestación de Vox en esta ciudad. Entre los heridos por los Mossos está la diputada de la CUP Maria Sirvent, que recibió un impacto de bala de 'foam' en la mano en un acto en Terrassa.

Operativo "correcto y adecuado"

El director general de los Mossos d'Esquadra, Andreu Martínez, ha defendido que el operativo desplegado en Girona era "correcto y adecuado" para defender el derecho de manifestación, frente al "ataque organizado" de 40 encapuchados contra la línea policial.

Martínez, que ha asegurado haber estado en contacto durante toda la mañana de este jueves con el conseller de Interior, ha tildado de "correcto" el operativo policial, aunque ha anunciado el compromiso de la policía catalana de "evaluar permanentemente" sus dispositivos.

Buch: las imágenes "no corresponden a una policía democrática"

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha admitido que en las cargas de los Mossos d'Esquadra contra una manifestación en Girona y Terrassa este jueves que protestaba contra otra de Vox "hay imágenes que no se acaban de ajustar a los principios que corresponden a una policía democrática".

En sendas entrevistas este viernes en TV3 y Rac1, el conseller ha dicho que este diagnóstico es compartido por el Govern "y por el mismo presidente" catalán, Quim Torra.

Ha señalado que analizarán las imágenes de las cargas para determinar si algún mosso actuó desproporcionadamente: "Y si algún agente se ha extralimitado, el sistema es lo suficientemente garantista para actuar ante estas personas. A mí no me temblará el pulso para actuar".

"Hay imágenes que no gustan ni a la sociedad, ni al cuerpo, ni a mí mismo, ni al presidente, ni al Govern", ha admitido, aunque ha justificado que era necesaria la intervención policial para evitar que dos grupos de manifestantes antagónicos se enfrentaran.

Por ello, ha afirmado que analizarán las imágenes grabadas por los Mossos d'Esquadra pero también las que han emitido los medios de comunicación y las que circulan por redes sociales.

Sobre la postura de Torra, ha señalado que han estado "en contacto permanente" y se reunirán este domingo, aunque ha evitado explicar si el presidente le ha pedido realizar cambios en la dirección de los Mossos, aunque si se toman decisiones se comunicarán al Govern en el Consell Executiu del martes, ha apuntado.

Perjudicar a los presos

Ha subrayado que la policía catalana no tuvo más remedio que actuar con fuerza para evitar el enfrentamiento: "Si este grupo de antifascistas radicales llegan a traspasar el cordón policial, seguramente hubiéramos tenido hoy la noticia de un enfrentamiento violento que creo que no nos ayuda ni como país, ni como proceso democrático y pacífico".

Ha augurado que si se producen enfrentamientos violentos "a quien no ayudaría en ningún caso es a los presos políticos y concretamente a los que están en huelga de hambre, que están haciendo una protesta pacífica", ha alertado.

Maria Sirvent

Buch ha explicado que habló por la noche con la diputada de la CUP en el Parlament Maria Sirvent, que resultó herida en las cargas: "Cuando la llamé estaba en el hospital".

Conversaron sobre su estado de salud aunque no abordaron la demanda de los 'cupaires' de que el conseller dimita, ya que se emplazaron a tratar el resto de temas en otro momento, ha dicho.

Buch ha precisado que hay casi una veintena de agentes de mossos heridos, dos de ellos trasladados a centros hospitalarios por lesiones más graves, y las dos detenciones realizadas "han quedado sin efecto".

Reacciones a la actuacion de los Mossos

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha expresado su apoyo a los Mossos d'Esquadra en "su función de garantizar la seguridad y la traquilidad ciudadana. Poner en duda su profesionalidad sin ninguna prueba ni investigación es especialmente irresponsable y más cuando lo hace el propio Govern".

El presidente del PP catalán, Alejandro Fernández, ha reprochado al conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, que haya cuestionado la actuación de los Mossos d'Esquadra en las manifestaciones del jueves en Girona y Terrassa: "Un conseller que no defiende a Mossos y el orden no puede seguir en el cargo". El líder popular ha defendido que los agentes "hicieron su trabajo para garantizar el derecho de manifestación".

La agrupación de ERC en Girona ha exigido la apertura de una investigación sobre los altercados, mientras la CUP ha vuelto a reclamar la dimisión del conseller Buch por las cargas policiales.

Consulta aquí más noticias de Barcelona.