Policía Federal Brasil
Vista general de la sede de la Policía Federal en Sao Paulo (Brasil). EFE

Las fuerzas de seguridad brasileñas han detenido a Carlos García Juliá, quien contaba con una requisitoria internacional por su participación en la matanza en 1977 de los abogados de Atocha, según han informado a efe fuentes de la investigación.

Las autoridades españolas habían solicitado la extradición de García Juliá, que ahora tiene 65 años y que contaba con 24 años cuando perpetró los asesinatos de los abogados de Atocha, y que fue condenado por la Audiencia Nacional en 1980 a 193 años de prisión como autor material de cinco asesinatos.

Juliá cumplió su condena en prisión hasta septiembre de 1991, cuando consiguió la libertad condicional. Después obtuvo un permiso para viajar a Paraguay por una oferta de trabajo; ese permiso le fue revocado después y las autoridades españolas le ordenaron regresar, pero Juliá hizo caso omiso.

Posteriormente la revista Interviú publicó que estaba encarcelado en Bolivia por un delito relacionado con el narcotráfico. A raíz de esa información, la Audiencia Nacional dictó una orden de extradición a Bolivia, que no se materializó. En diciembre de 2016 se actualizó esta petición ante el Ministerio de Justicia para que Juliá fuera trasladado a España para cumplir con el resto de condena.

La matanza de Atocha de 1977 fue uno de los hechos que marcaron la Transición española. Fue perpetrado por terroristas de extrema derecha en el centro de Madrid la noche del 24 de enero de 1977.

Un comando ultraderechista penetró en un despacho de abogados laboralistas de Comisiones Obreras y militantes del Partido Comunista de España situado en el número 55 de la calle de Atocha y abrió fuego contra los allí presentes, matando a cinco personas y dejando heridas a cuatro. Murieron los abogados Enrique Valdelvira, Javier Sauquillo y Luis Javier Benavides, el estudiante Serafín Holgado y el administrativo Ángel Rodríguez. Resultaron heridos de gravedad Alejandro Ruiz-Huerta, Luis Ramos, Miguel Sarabia y Dolores González Ruiz, mujer de Javier Sauquillo.

Otros encausados

El juicio por la matanza se celebró en 1980 y la sentencia sumó 464 años de cárcel: condenó a José Fernández Cerrá y a García Juliá a 193 años como autores materiales; a Leocadio Jiménez Caravaca a cuatro años, dos meses y un día por tenencia ilícita de armas; a Francisco Albadalejo a 73 años como inductor y encubridor; y a Gloria Herguedas a un año por tenencia ilícita de armas. Simón Fernández falleció en el proceso.

Los dos principales encausados cumplieron unos 14 años de condena, ya que García Juliá se fugó en su libertad condicional y Cerrá fue puesto en libertad y también se fue a Sudamérica. Albadalejo falleció en prisión en 1985.

La causa contra otro de los condenados, Fernando Lerdo de Tejada, que huyó poco después de su detención aprovechando un permiso penitenciario, ya ha prescrito. y hasta el momento se desconoce su paradero.

Detenido en Sao Paulo

Según han informado fuentes de la embajada de España en Brasilia, Juliá fue detenido el miércoles en el estado brasileño de Sao Paulo por agentes de la Policía Federal.

El español está bajo custodia de la Policía Federal, cuyo superintendente tiene previsto conceder una rueda de prensa este viernes junto con policías españoles que participaron en la operación para dar los detalles sobre la captura y sobre la posible extradición.

Piden que cumpla condena

Por su parte, el director de la Fundación Abogados de Atocha, Francisco Naranjo, ha exigido que García Juliá cumpla en España lo que le queda de los 193 años de prisión y ha cuestionado el interés de las autoridades españolas en detenerle.

En declaraciones a Efe, Naranjo ha reconocido que el juicio sobre la matanza de Atocha tuvo "sus luces y sus sombras", fue "ejemplar" en el sentido de "sentencia ejemplar" pero al mismo tiempo hubo "un juez muy cercano a los acusados, que les concedía muchos permisos".

Sobre el "escaso interés" de las autoridades españolas en detenerle, Naranjo ha recordado que Juliá era un delincuente y relacionado con las drogas. "No creo que fuera tan difícil de encontrar" ha precisado.

Reacción de Sánchez

Por la noche, el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha comentado la detención en un mensaje en Twitter.

"El fascismo quiso poner de rodillas a la Democracia. Pero la Democracia y la Justicia siempre vencen a sus enemigos", ha escrito el mandatario.