Trabajador, Trabajando, Camarero, Bar, Autónomo, Consumo, Cafetería
Una camarera trabajando en una cafetería. EUROPA PRESS

El salario medio mensual creció en 2017 en España un 0,6% con respecto al año pasado hasta llegar a los 1.889 euros brutos al mes. Así se desprende de los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) ofrecidos el pasado mes de noviembre.

Pero ese dato no tiene en cuenta la enorme brecha salarial que sigue permaneciendo en nuestro país en función de tipo de trabajo, Comunidad Autónoma en la que se ejerza, e incluso el género del empleado.

El INE también muestra en su informe que el 30% de españoles en edad de trabajar (unos 4,7 millones de personas) no llegan a los 1.230,9 euros brutos mensuales, lo que en términos netos roza o incluso es inferior a los mil euros al mes; un 40% cobró entre 1.230,9 y 2.136,3 euros brutos al mes; y el 30% restante, más de 2.136,3 euros brutos.

Según la rama de actividad en la que se trabaje. Rubén pertenece a la categoría en la que más se cobra: actividades financieras y de seguros –de media, 3.371,8 euros al mes–. Trabaja como auditor financiero, un empleo «con mucha demanda. Mi empresa contrata al año alrededor de 100 personas», asegura a 20minutos.

Entró como becario hace 3 años y le acabaron ofreciendo un contrato indefinido a jornada completa. «No me puedo quejar, mis amigos se sorprenden con lo que cobro, pero ellos solo ven la parte buena del trabajo», destaca. Según el INE, los contratos indefinidos están mejor pagados que los temporales: en 2017, el 48% de los asalariados con contrato temporal percibió un salario inferior a 1.230,9 euros, frente al 23,4% de los indefinidos.

En el otro lado de la balanza salarial se encuentra la categoría «Actividades de los hogares como empleados de personal doméstico y producción de bienes y servicios para uso propio». En esta rama salarial se encuentran los salarios mensuales más bajos, 776,3 euros brutos de media –46 euros menos que en 2016, según el INE–.

Julia, empleada del hogar a tiempo parcial, trabaja dentro de esta rama. Desde que llegó a España procedente de Ecuador en 2001 trabaja para la misma casa y desde hace varios años lo compagina con trabajar en un comedor escolar. «Trabajo todos los días, limpio y alguna vez cocino algo para las personas de la casa», relata a este periódico.

Como varias de sus amigas, no tiene contrato, por lo que apunta: «No tengo opción a paro». Destaca que se considera «muy afortunada. Vivo con mi marido, que es camionero, y tengo dos hijos en la universidad». Eso sí, no le importaría que le subieran el sueldo, «como a todo el mundo», comenta entre risas.

Una brecha de género del 15%

Julia es mujer, por lo que, según los datos del INE, cobra de media menos que los hombres: el 40,3% de las mujeres tuvo un salario inferior a 1.230,9 euros, frente al 20,6% de los hombres. En su último informe sobre España, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) le da un tirón de orejas al mercado laboral de nuestro país por permitir una brecha de género que cifran en el 15% –las mujeres cobran un 15% menos que los varones–.

El director de la oficina de la OIT para España, Joaquín Nieto, abogó en la presentación del informe por que se exija a las empresas una mayor transparencia en materia salarial para ayudar a reducir esta brecha.