La Sociedad Cooperativa General Agropecuaria ACOR desarrollará en los próximos dos años un proyecto para producir bioplásticos biodegradables a partir de remolacha en su fábrica azucarera ubicada en la localidad vallisoletana de Acor, según ha informado el presidente de la cooperativa vallisoletana, Carlos Rico, con motivo de la Asamblea General Ordinaria de Delegados celebrada este miércoles.

En concreto, el nuevo proyecto de Acor contempla la producción de bioplásticos biodegradables a partir de distintas materias primas agrarias como jugos azucarados de remolacha para lo que la cooperativa vallisoletana ha firmado un convenio con la italiana BIO-ON, una empresa tecnológica que ha patentado la producción de plásticos PHA, que son polímeros naturales obtenidos mediante fermentación a partir de plantas ricas en almidones y azúcares.

Rico ha precisado que este acuerdo otorga a Acor la exclusividad durante dos años para desarrollar la tecnología en España y Portugal y, una vez implementada la planta industrial, concede la explotación de esta tecnología en ese mismo territorio en exclusiva durante 20 años.

No obstante, en la Asamblea de este miércoles se ha puesto de manifiesto la intención de no agotar el plazo por lo que, de confirmarse en los próximos 12 meses los resultados del análisis económico previo, se aprobaría el inició de las obras con la asistencia de la tecnológica italiana el próximo año, ha explicado la cooperativa en un informe recogido por Europa Press.

Para ello, responsables de Acor han visitado ya la planta piloto que está construyendo BIO-ON en Bolonia y que estará operativa en enero.

Rico ha precisado también que aunque el proyecto se estudiará para jugos de remolacha, la tecnología también se podría utilizar en otros cultivos como el sorgo azucarero, la patata, el trigo o el maíz, "lo que puede dar más alternativas de futuro al agricultor socio de Acor" ha defendido el presidente convencido del "enorme potencial" de una iniciativa que introducirá a la cooperativa vallisoletana en un nuevo sector "con un futuro enorme a favor del medio ambiente".

"Hemos comprado un billete para poder subirnos a un tren bala", ha asegurado el presidente de Acor que ha aclarado que la prioridad de la cooperativa pasa por un proyecto que contribuya a sostener el precio de la remolacha en los próximos años y que permita mejorar la competitividad de la azucarera de Olmedo al alargar los días de actividad de la fábrica.

PROYECTO SOLAR PARA AHORRAR EN LA FACTURA

Este nuevo proyecto forma parte de la estrategia de Acor de diversificar su negocio para poder garantizar a los socios un "precio mínimo competitivo" por sus productos para lo que también pondrá en marcha en unos terrenos de su propiedad detrás de la Azucarera de Olmedo un parque solar para autoconsumo de 3 megavatios de potencia con una inversión aproximada de 2,6 millones de euros.

Los cálculos de Acor contemplan una producción de 5.200 Mwh/año para abastecer tanto a la planta azucarera como a la de aceites en intercampaña, "lo que supondrá un importante ahorro en la factura energética", ha significado Carlos Rico.

Esta será la segunda instalación de energía solar ya que la cooperativa en 2007 construyó una planta fotovoltaica de 3,2 megavatios en la localidad vallisoletana de Tordesillas que estará "totalmente pagada" en abril de 2019 "mostrando así el perfecto cumplimiento del plan de negocio que se estableció en su día".

"Antes éramos mono producto y multirriesgo y si hoy tenemos presente es por las inversiones del pasado y ahora queremos tener futuro", ha sentenciado Rico al detallar los planes de la cooperativa vallisoletana.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.