Jamal Khashoggi
El periodista Jamal Khashoggi en marzo de 2018. FLICKR/POMED

La Fiscalía de Estambul ha dictado este miércoles una orden de arresto contra dos altos cargos saudíes, Ahmed Asiri y Saud al Qahtani, por su presunta vinculación con el asesinato del periodista disidente Jamal Khashoggi en el consulado de Arabia Saudí de la ciudad del Bósforo, según ha informado la televisión pública turca 'TRT'.

La orden de arresto contra los dos altos cargos, supuestamente próximos al príncipe heredero saudí, Mohamed bin Salmán, apunta que son dos de los responsables de planificar el asesinato, según 'TRT'.

La agencia semipública turca 'Anadolu' ha señalado que la Fiscalía pidió la orden de arresto de Qahtani y Asiri y que un juzgado de Estambul la confirmó tras evaluarla. El escrito de acusación considera a ambos culpables de "homicidio intencionado y premeditado con ánimo salvaje o infligiendo tormentos", informa Anadolu.

La misma acusación, con petición de extradición, pesa ya sobre los 15 integrantes del equipo saudí que llegó el 2 de octubre a Estambul para matar a Khashoggi, así como sobre tres empleados del consulado que abandonaron Turquía tras el crimen.

Tanto Saud al Qahtani, uno de los asesores considerados más cercanos al príncipe, como el general de brigada Ahmed Asiri, vicedirector de los servicios secretos saudíes, fueron destituidos el pasado octubre con motivo del escándalo causado por el crimen.

Hasta 17 personas sospechosas

Tras los primeros datos, el Gobierno de Estados Unidos impuso en noviembre sanciones a Qahtani, al que acusa de formar "parte de la planificación y ejecución de la operación que condujo al asesinato de Khashoggi", quien vivía desde el año pasado exiliado en el país norteamericano por la posición de riesgo en la que le situó una línea crítica con la monarquía y la represión a través de sus artículos.

Ahmed Asiri, sin embargo, no se halla en la lista de las 17 personas sancionadas por Washington, en la que sí están los 15 agentes saudíes del equipo homicida y el propio cónsul, Mohamed Otaibi, que dejó Turquía días después del asesinato.

Khashoggi fue asesinado el pasado 2 de octubre en el consulado saudí en Estambul, al que acudió para recoger unos documentos que le permitieran casarse con su prometida turca. Riad ya ha admitido el homicidio, pero aún no ha aclarado qué ocurrió con el cadáver. 

La Fiscalía saudí anunció el mes pasado que acusaba a 11 personas de asesinato y exigió la pena de muerte contra cinco de ellas, todas ellas pertenecientes al grupo que voló a Estambul para matar al periodista.

La Fiscalía turca ha declarado por su parte tener pruebas de que Khashoggi fue asfixiado y su cuerpo después descuartizado para hacerlo desaparecer, pero no ha dado con una pista que permita localizar los restos.