La cantante Rosalía no deja de sorprender a propios y extraños y en su nuevo videoclip, la canción Bagdad (a su vez el capítulo 7, Liturgia, de su disco El mal querer), interpreta a una stripper rubia que, cuando no está en el escenario, no puede dejar de llorar.

Con una profunda carga emocional, la catalana muestra el desamparo y la tristeza en una canción que, desde la publicación de su último álbum, más entusiasmaba a sus seguidores. Sobre todo, por el uso de una base de Justin Timberlake pero con el toque de la artista del momento.

Dirigido por Helmi y producido por Division, tanto el videoclip como la canción narran la historia de una chica a la salida de la mítica sala Bagdad barcelonesa, tal y como reza la letra, "en el infierno está atrapá".

Ataviada con un traje de látex rojo (que recuerda al que vestía Britney Spears en la canción Oops!... I Did It Again), son las propias lágrimas de esta stripper las que la van ahogando cuando se encierra a llorar, como si no hicieran falta las metáforas para entender por lo que está pasando o como aquella escena de Alicia en el País de las Maravillas.

La propia Rosalía ha tuiteado el videoclip acompañado de varios emoticonos de corazones rotos y con una leyenda tras ellos: "Pa todos lxs q les rompieron el corazon y se ahogaron en su pena".

La autora de los éximos Malamente o Pienso en tu mirá ya había adelantado el cambio de look con unas fotografías con las que sus aficionados empezaron a hacer memes, pero que ya ha quedado descubierto sobre qué se trataba.