El patinete eléctrico se ha convertido en los últimos tiempos en el instrumento de moda utilizado por los ciudadanos para moverse por la ciudad. En Madrid, la fiebre por este vehículo de dos ruedas con motor ha provocado que varias empresas emergentes del sector de la movilidad sostenible viesen enseguida negocio en el asunto.

¿De dónde surge este asunto?

Aprovechando un vacío legal, ya que no necesitaban un permiso para operar, se establecieron en la capital. Pero su puesta en marcha ha estado marcada por la polémica. Numerosos ciudadanos han denunciado su peligrosidad, desorden y ausencia de control.

¿Qué ha decidido el ayuntamiento de Madrid?

Ha denegado el permiso para operar en la ciudad a las compañías de patinete eléctrico de alquiler existentes en la actualidad: VOI, Wind y Lime, según confirmaron a este diario fuentes del área de Medio Ambiente y Movilidad.

¿Cuánto tiempo tienen para retirarlos?

El Consistorio les ha ordenado la retirada de todos los patinetes que pudieran tener desplegados en la ciudad en un máximo de 72 horas.

¿Y si no los retiran?

La delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, asegura que será el Ayuntamiento con sus recursos quien retire los patinetes eléctricos de las empresas si éstas no lo hacen en el plazo dado.

¿Por qué han decidido esa medida?

La causa fundamental es la no determinación de las zonas en las que los clientes de esos servicios pueden comenzar o terminar el viaje, lo que cada una de esas empresas puede limitar a través de su app. Esta exigencia está recogida en la Ordenanza de Movilidad Sostenible, que entró en vigor el pasado 24 de octubre. El Ayuntamiento solicita que se excluyan aquellas zonas donde no sería posible la utilización del patinete eléctrico, como calles y espacios peatonales o grandes glorietas donde confluyen vías de múltiples carriles y con velocidad máxima de 50 kilómetros por hora.

¿Y las empresas no había definido el origen y destino?

No. Ninguna de las tres empresas había fijado adecuadamente en su app las zonas donde sus clientes pueden empezar y acabar los viajes.

¿Qué pueden hacer las tres empresas ahora?

En los tres casos notificados, podrán volver a hacer una nueva solicitud de autorización en cualquier momento. Desde la entrada en vigor de la Ordenanza, el Ayuntamiento obliga a las empresas de patinete compartido a obtener una autorización municipal para poder operar en la ciudad. En total hay 15 empresas más interesadas en implantarse en la ciudad. El Ayuntamiento estudiará ahora las solicitudes para asegurar reparto equilibrado por la ciudad y evitar la saturación de zonas como el distrito Centro, así como para garantizar las condiciones de seguridad vial y peatonal.

¿Y qué requisitos deberán cumplir?

Las empresas, entre otras cosas, tienen que tener seguro, adecuar sus apps a las zonas transitables en patinete eléctrico (calles a 30 kilómetros por hora, carriles bici y pistas bici) y garantizar la interoperabilidad de sus sistemas informáticos de localización de los patinetes con los del ayuntamiento para que se pueda comprobar el número y la ubicación de sus patinetes conforme a la autorización que se les pudiera entregar.

El Ayuntamiento "dará autorizaciones atendiendo a un reparto equilibrado en la ciudad, en función de los kilómetros patinables, y exigirá que se redistribuyan correctamente en función de las autorizaciones concedidas", abunda el comunicado.

¿Sigue estando prohibido circular por la acera?

En la nueva Ordenanza los patinetes eléctricos tienen prohibido ir por la acera. Pueden circular por carriles bici y por calles a 30 kilómetros por hora, aproximadamente un 85% de las calles de Madrid. Fundamentalmente, son aquellas de un carril por sentido o un solo carril. La semana pasada la DGT anunció que está trabajando en un real decreto para impedir que los patinetes eléctricos circulen por las aceras y que superen los 25 kilómetros por hora.

Consulta aquí más noticias de Madrid.