La sonrisa en el rostro de Begoña Villacís es perenne. Pero este lunes, la portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento de Madrid tenía más motivos que nunca para lucirla. En las elecciones andaluzas del pasado domingo, su partido se convirtió en la tercera fuerza política en ese parlamento regional, fortín del PSOE durante 40 años. Villacís, que forma parte de la Ejecutiva nacional del partido, se muestra prudente sobre un futuro en el que su formación tendrá que decidir quienes serán sus aliados si finalmente lidera el cambio en Andalucía en detrimento del Partido Popular.

¿Qué lectura hace de las elecciones andaluzas?
Que una posición aparentemente incómoda que era condicionar un gobierno y posibilitar una normalidad institucional consiguiendo reformas ha funcionado. La gente ha visto que se pueden conseguir cosas. La gente ha visto lo que es la utilidad de la política. La honestidad y la capacidad de hacer reformas han sido reconocidas y premiadas. Somos el partido que más crece. Nos vamos fortaleciendo y descubriendo un suelo cada vez más alto y más fuerte.

¿Cómo valora la sorprendente irrupción de Vox en el parlamento andaluz?
Es una opción política más que ha surgido y que hay que respetar. Tiene votantes detrás que confía en ella.

¿Por qué debe liderar Cs el cambio en Andalucía y no el PP que ha sacado más votos?
Porque el PP ha sido castigado en votos y nosotros hemos subido mucho. También tenemos que tener en cuenta que la ley D'Hont hace que la diferencia sea menor de la que aparenta. Yo creo que estamos dentro un tablero político en una posición mejor para llegar acuerdos. Tenemos un espectro más amplio para pactar.

¿Si necesitasen a Vox para gobernar aceptarían sus votos?
Ahora mismo no hay nada. El partido socialista ha pedido un frente constitucional. Y resulta paradójico. En el Gobierno están funcionando con los independentistas. Entonces frente constitucional cuando les interesa y que gane las lista más votada cuando les interesa. Se abren muchísimos escenarios en los que vamos a priorizar nuestros programas y las reformas a realizar. Por tanto, no es tanto con quien pactar sino para qué que es lo que siempre hemos dicho.

¿Apoyarían un gobierno del PP con Vox?
Yo creo ese escenario es menos probable, sinceramente. El Partido Popular no puede demostrar que haya generado esa ilusión. Lo que se constata es que el PP en cada elección va bajando y perdiendo sus apoyos. La opción más razonable para Andalucía tiene que venir por el centro.

¿Puede entrar Vox en las instituciones madrileñas en los próximos comicios?
No tengo ni idea. No lo sé. Me faltan datos aún.

¿Teme que le puedan robar votos?
No estoy tan pendiente de eso.

El PSOE ha cosechado el peor resultado de su historia. ¿Debe Pedro Sánchez convocar ya elecciones generales?
Estamos ante un cambio de ciclo. Son 40 años de socialismo que por fin estáa llegando a su fin, algo que parecía imposible, como si fuera una plaga bíblica. Esto no se quedará cauterizado en Andalucía. Es la expresión de algo que va más allá. Yo lo veo más como un rechazo a la política del sanchismo que al PSOE andaluz. El sanchismo ahora está reclamando un pacto constitucionalista pero, sin embargo, para gobernar España ha pactado con los que quieren romper España, ha pactado con Bildu y ha pactado con el populismo.

Las encuestas sobre el Ayuntamiento de Madrid hablan a su favor. ¿Se ve como la próxima alcaldesa de la capital?
La verdad es que el proyecto de Ciudadanos tiene muy buena pinta. Tiene pinta que va a consolidarse y realmente crecer. Es una opción que cada vez veo más clara. Cuando vas por la calles palpas el interés que suscitan nuestras propuestas en los ciudadanos. Somos gente que no veníamos ninguno de la política y que hemos ido aprendiendo muchísimo. Dentro de seis meses no vamos a partir de las mismas condiciones que hace tres años.

¿Pactarían con el PP para evitar un nuevo gobierno de Manuela Carmena?
Nosotros hemos demostrado que somos un partido que sabe pactar y que somos generosos. Que no ha ido buscando el poder por el poder sino más bien las reformas. Eso nos legitima para afrontar nuevos pactos que nos tener opciones más amplias con otros partidos.

Madrid Central ha arrancado sin incidencias importantes en el tráfico. ¿Cuál es su opinión sobre su puesta en marcha?
No se puede hacer una valoración de Madrid Central porque no ha entrado en vigor en tanto en cuanto todo el mundo sabe que aún no se están poniendo multas. Para analizar una medida como esta en todos los modelos de pruebas se aconseja cierta prudencia. Se necesitan varios días. Si tuviera que fiarme de lo que dice la gente hoy Chamberí está muy congestionado porque es un distrito periférico de Madrid Central. Madrid Central cumple unos fines con respecto al centro pero provoca justo el efecto contrario en los distritos periféricos. La contaminación del aire ha subido un 20% en la ciudad en los últimos tres años.

¿Paralizaría la medida si fuese usted alcaldesa?
La transformaría. Introduciría transformaciones. Lo que no desaprovecharía son los datos recogidos de cómo han funcionado determinadas cosas. Si funcionase bien lógicamente mantendría lo que ha funcionado bien y cambiaría lo que ha funcionado mal.

¿Cree que los tribunales decretarán la suspensión cautelar?
Es posible que lo hagan. Simplemente por una cuestión formal. Pero el problema es que no podemos seguir gastando el dinero de los ciudadanos. Hay que llegar a un consenso y conseguir pactos en cuestiones que sean estratégicas y que resistan cambios en los gobiernos. Lo que pasa es que Ahora Madrid con Manuela Carmena a la cabeza es un partido totalitario. Cuando se presentó la Ordenanza de Movilidad no votamos en contra. Presentamos enmiendas. Pero hicieron el rodillo a todas las enmiendas. Tenemos delante a un partido que no quiere pactar.

¿Cree oportuno la instalación de los semáforos en la A-5?
Es un atraso poner semáforos en la A-5. Es una medida involutiva. Nosotros proponemos instalar aparcamientos disuasorios a distintos niveles de la carretera para que la gente pueda dejar sus coches y coger el transporte público. Es una manera muy eficiente de desahogar el tráfico. Según los informes del propio Ayuntamiento, no va a disminuir ni la contaminación ni los ruidos y el tráfico se incrementará en un 300%, lo que obligaría a cortar calle 30.

La limpieza sigue siendo el principal problema de la ciudad. ¿Cuál es su propuesta para mejorarla?
Somos los únicos que hemos propuesto resolver los contratos de limpieza. Hubiese costado menos de lo que cuesta la red clientelar de Ahora Madrid. Habría que haberlo y podríamos haberlo justficado desde el punto de vista legal para evitar indemnizaciones. La única manera de tener una ciudad limpia es tener unos buenos contratos de limpieza.

Carmena no ha subido los impuestos esta legislatura, pero tampoco ha impedido que bajen algunos como el IBI. ¿Pueden los madrileños pagar menos sin recortar gasto social e incumplir el PEF?
Por supuesto que se pueden bajar los impuestos. Nosotros presentamos la bajada del tipo del IBI el primer año y arrancamos un compromiso de que tenían que seguir bajándolos porque era la única manera de bajarlos. El Ayuntamiento sabe que no bajar el tipo impositivo del IBI implica subir el impuesto. Ahora Madrid está subiendo los impuestos porque podría bajarlos y no lo hace.

BIO: Nació en Madrid en 1977. Abogada de profesión, ha desarrollado esta actividad en España y EE UU. Ganó en 2015 las primarias para ser candidata de Ciudadanos a la Alcaldía de Madrid. En los comicios obtuvo siete concejales. Es la portavoz de C's en el Ayuntamiento de Madrid y Secretaria de Política Municipal del partido. Está casada y tiene dos hijas.

Consulta aquí más noticias de Madrid.