Teresa Rodríguez y Antonio Maíllo
La candidata a la Presidencia de la Junta por Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, junto al cabeza de lista de la formación por Sevilla, Antonio Maíllo. EFE

El secretario de Organización de Podemos, Pablo Echenique, ha apelado este lunes a la "autocrítica" después de que los resultados electorales en Andalucía reflejaran una caída de 3 escaños y 300.000 votos respecto a los últimos comicios de la coalición entre Podemos e Izquierda Unida, pero ha descartado romper dicha alianza.

En declaraciones en la Cadena SER, el secretario 'morado' ha asegurado que harán un "análisis muy profundo" a lo largo de estos días para ver "los errores cometidos" en unas elecciones en las que 'Adelante Andalucía' ha obtenido 17 escaños en el Parlamento regional, convirtiéndose en la cuarta fuerza política.

"No hemos sido capaces de recoger el voto desencantado con Susana Díaz, de movilizar a las mujeres y a la gente trabajadora en los barrios populares de Andalucía.

Al ser preguntado por la posibilidad de que se deshaga la coalición entre Podemos e Izquierda Unida, Echenique ha descartado que se produzca este hecho porque considera que su formación "no puede permitirse el lujo de acudir a las elecciones divididos".

Teresa Rodríguez y Antonio Maillo

El último batacazo ha sido el 2-D, cuando Adelante Andalucía no ha logrado revalidar los veinte escaños que obtuvieron por separado en las pasadas elecciones Podemos e IU, que han logrado 17 escaños. Han conseguido 584.040 votos, pero eso supone a la vez 282.519 menos que en las anteriores (866.559 votos).

Cuando se presentaron por separado, en 2015, Podemos llegó a los 15 escaños en su primeras elecciones andaluzas, con Teresa Rodríguez como candidata a la presidencia de la Junta de Andalucía. IU, con Antonio Maíllo como candidato, obtuvo entonces cinco diputados después de gobernar en coalición con el PSOE.

Este año, Podemos e IU culminaron la nueva coalición sin contar con la dirección nacional de Podemos, cuyo líder, Pablo Iglesias, ha mantenido diferencias políticas con Teresa Rodríguez.

Antonio Maíllo también ha defendido un día después del 2-D la nueva confluencia porque asegura que en caso de haber concurrido por separado, hubieran tenido un "desastre sin paliativos". Por ello, ha respaldado la continuidad del pacto para las elecciones municipales de mayo próximo. Maíllo ha atribuido su mal resultado a la incapacidad de la coalición para "atraer" el voto que finalmente se ha abstenido.

No es la primera vez que la coalición pierde votos. En las elecciones de junio de 2016 tampoco rentabilizaron su acuerdo, se dejaron 1,2 millones de votos respecto al 20-D.

Voces críticas: "Se demuestra que la suma resta"

De hecho, el alcalde de Zamora, Francisco Guarido, el único alcalde de IU en una capital de provincia española, ha asegurado este luens, en referencia al resultado conseguido en las elecciones andaluzas por la confluencia de Podemos e IU bajo el nombre de Adelante Andalucía, que "se demuestra que la suma resta".

En rueda de prensa, Guarido ha indicado que "una vez más" el resultado pone de relieve que la suma de dos partidos no saca más votos que la suma de ellos por separado, sino que "se está demostrando que se consigue menos", motivo por el que ha pedido a la dirección federal de Izquierda Unida que "abra una reflexión" sobre las confluencias.