Elecciones en Andalucía
Juanma Moreno (PP), Santiago Abascal y Francisco Serrano (Vox) y Susana Díaz (PSOE), tras los resultados electorales en Andalucía. EFE

Comienza este lunes la primera jornada de análisis y resaca electoral tras el batacazo del PSOE en las elecciones de Andalucía de este domingo, cuando las fuerzas de derechas han logrado sumar la mayoría absoluta en el Parlamento. Con 33 escaños para el PSOE, 26 para el PP, 21 para Ciudadanos, 17 para Adelante Andalucía y 12 para Vox, el panorama que se presenta está lleno de incógnitas pero lo que es seguro es que niguna suma por sí sola y la aritmética les obliga a negociar pactos que les aúpen al Gobierno de la mano.

El próximo 27 de diciembre se celebrará el pleno de constitución del Parlamento. Esta es una de las pocas fechas clave que de momento se conocen con certeza. Ese día los diputados electos tomarán posesión de su acta.

A partir de ahí se deberá presentar un candidato a ser investido como presidente de la Junta —el popular Juan Manuel Moreno Bonilla ya anunció este domingo que lo haría—. Candidato, en masculino, porque ni la socialista Susana Díaz ni la candidata de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, suman juntas la mayoría absoluta que necesitan para gobernar. Por lo que todo apunta a que sean los candidatos del PP y Ciudadanos quienes empiecen a negociar un posible pacto que permita al Moreno liderar un cambio histórico en la democracia de Andalucía. El partido de extrema derecha Vox, que ha irrumpido con fuerza con 12 escaños, tendrá un papel clave en estas conversaciones. Estas tres formaciones suman mayoría absoluta.

Con un candidato a la investidura, el Parlamento acogerá una primera votación, en la que debería conseguir al menos la mayoría absoluta de votos favorables, es decir, al menos 55 síes. De lo contrario, a las 48 horas se celebraría una segunda votación en la que ya solo precisaría la mayoría simple de votos a favor, es decir, más síes que noes de los 109 diputados.

En caso de que un primer intento de investidura fallara, el cronómetro empezaría a contar y los partidos cuentan con dos meses para volver a presentar un nuevo candidato a presidente de la Junta y que este logre el apoyo de la Cámara.

Al igual que pasó tras las elecciones nacionales de 2015, tras las cuales las fuerzas políticas no lograron alcanzar ningún pacto y la falta de acuerdo desembocó en la convocatoria de unos nuevos comicios que se celebraron en junio de 2016, este escenario podría repetirse en el Parlamento andaluz en caso de que ningún candidato logre el apoyo de la cámara.

Consulta aquí más noticias de Sevilla.