"El Gobierno no organiza partidos de fútbol". Así de tajante se ha mostrado este viernes la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, para responder que el Ejecutivo no se entrometerá en cuestiones relacionadas con la venta de las entradas para ver en el estadio Santiago Bernabéu el final de la Copa de Libertadores el próximo 9 de diciembre y, por tanto, en la posibilidad de que las conflictivas hinchadas del Boca Junior y del River Plate se desplacen a Madrid para presenciar el partido.

Calvo ha reiterado que al Gobierno sólo le corresponde ocuparse de cuestiones relacionadas con la seguridad durante la rueda de prensa al término del Consejo de Ministros, en la que ha sido preguntada por el ofrecimiento del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para acoger en Madrid un partido que tuvo que suspenderse en Buenos Aires precisamente por los enfrentamientos entre los hinchas.

"El Gobierno puede estar en todo lo relativo a la seguridad que para ese partido, tan importante para el mundo, se produzca en este país", ha dicho Calvo que ha puntualizado que la "parte" que le corresponde al Ejecutivo "tiene que ver con la seguridad y con los organismo nacionales e internacionales con los que hay que estar en contacto para organizar un evento de estas características".

Prestigio  y Mundial 2030

Además, la vicepresidenta ha introducido el factor del "prestigio" que dará el que la final de la Libertadores se desarrolle con normalidad, justo en un momento en que España aspira a formar una candidatura conjunta con Portugal y Marruecos para organizar el Mundial de Fútbol de 2030.

Este es el mensaje que, precisamente, ha querido trasladar Sánchez ofreciendo celebrar en Madrid la final que enfrentará a los dos equipos argentinos.

Se trata, según Calvo, de "lanzar al mundo que tanto le importa el fútbol un mensaje de que somos un país muy solvente, muy serio, capaz de organizar un evento es esta naturaleza y hacerlo bien".

"Es una buena imagen de nuestro país", ha dicho la vicepresidenta, que por lo que respecta a la venta de entradas o a qué tipo de gente venga a ver el partido ha insistido en que "nosotros no organizamos partidos de fútbol como Gobierno, nos limitaremos a que se produzca en unas condiciones prestigiosas para España, seguras, pacíficas y festivas".

En un mensaje en el que por momentos parecía que estar haciendo más campaña en favor del Mundial para España que refiriéndose al River-Boca del Bernabéu, Calvo ha subrayado que "somos un país en el que a la gente le gusta mucho el fútbol y haremos la parte que nos corresponde para la buena imagen de nuestro país".