Afectados de Coca-Cola
Los trabajadores afectados por Coca-Cola, en una protesta contra los despidos. JORGE PARÍS

Los trabajadores de Coca-Cola han conseguido un acuerdo con la empresa con el que se empieza a terminar la inestabilidad generada por el ERE de 2014. El líder sindical de la empresa, Juan Carlos Asenjo, declara a 20minutos que se encuentran "animados e ilusionados" porque pueda ser realidad que se pueda poner "fin a este conflicto de cinco años".

Todo comenzó con el anuncio del ERE de 2014, que afectó a 821 personas, y supuso el cierre de cuatro plantas en toda España. Aunque en un principio sindicatos de varias fábricas dieron batalla, casi todos, menos las de Fuenlabrada, acabaron cediendo a las condiciones de la empresa.

Ese ERE acabó siendo declarado ilegal, y el Tribunal Supremo declaró que les tenían que devolver sus puestos de trabajo en las mismas condiciones. Tras meses de conflicto laboral, la empresa decidió abrir un centro logístico en Fuenlabrada, que los trabajadores denuncian estaba "vacío de contenido".

Aquí los trabajadores volvieron a acudir a las autoridades judiciales, que en este caso se decantaron a favor de la empresa. Sin embargo, los trabajadores siguieron insistiendo a instancias judiciales, llegando a anunciar su intención de ir al Tribunal de Estrasburgo. En el acuerdo de este jueves, ambas partes han decidido acordar parar las acciones judiciales.

Acuerdo entre la empresa y los trabajadores

En estos años de acciones judiciales, los trabajadores de la planta de Coca-Cola se lanzaron a las calles a manifestarse, donde contaron con el apoyo de dirigentes políticos como Pablo Iglesias o llegaron a protagonizar una portada de Interviú.

Las partes principales de este acuerdo son el estudio de la creación en un período de dos años, un centro en un radio a 70 kilómetros de Madrid. Ese centro se destinaría para los trabajadores menores de 58 años y cada parte de los trabajadores contaría con una compensación de la empresa en función a su edad

"Deseamos dentro de dos años el verdadero fin del conflicto. Nos hemos garantizado que en dos años ninguno de nuestros trabajadores quedara en el desamparo o en un despido forzoso". afirmó Asenjo a este periódico. Además, se cerrara el centro logístico de Fuenlabrada, que para los trabajadores estaba "vacío de contenido".

Según explica Asenjo a este medio, las negociaciones se abrieron en 2018 para tratar de "buscar una solución que sirviese para ambas partes".

Estas negociaciones se habrían dilatado, de acuerdo con lo que cuenta Asenjo, "para negociar un plan social" que cubriera a los trabajadores. El portavoz sindical narra a 20minutos que llegaron a la conclusión en estas reuniones de que había que volver a la sentencia del Tribunal Supremo de 2015, en la que se decía que había que volver a las condiciones de trabajo previas al ERE

Para terminar, este trabajador de Coca-Cola anuncia que "no es el punto final, es el punto y seguido" porque hay un plazo de dos años para estos cambios, en los que quieren "presuponer que se va a cumplir el contenido del preacuerdo".