Así se indica que la única medida cautelar que se le impuso ha sido la de suspensión de empleo o profesión relacionada con menores, según han informado fuentes del Tribunal Superior de Justicia de Canarias (TJSC).

Esta ha sido la decisión de la jueza después de que la pasada semana una madre denunciara ante la Policía Nacional presuntos maltratos a su hija de dos años en la guardería a la que la llevaba, según avanzaron este jueves periódicos regionales.

Esta información motivó una investigación de la Policía Nacional, que fue quien alertó a familiares de otras presuntas víctimas al pedirle su colaboración en las diligencias de los hechos para, posteriormente, prestar sus testimonios en el Juzgado de Instrucción Número 1 de Telde.

Además los agentes, según periódicos canarios, solicitaron las grabaciones de las cámaras de seguridad de la guardería en los que supuestamente se captan momentos en los que la cuidadora propinaba golpes y realizaba gestos bruscos contra los pequeños.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.