Retrato de Elena Cornaro Piscopia
Anónimo retrato de Elena Cornaro Piscopia. Biblioteca Ambrosiana, Milán

Elena Cornaro Piscopia, una mujer inteligente, independiente y erudita. Así se podría definir a la primera mujer de la historia que consiguió doctorarse en una universidad. Elena nació en Venecia (el 5 de junio de 1646) en el seno de una familia rica y, como muchas damas nobles de esa época, gozó de una educación excepcional.

El ambiente en el que Elena creció era estimulante y ella desde pequeña mostó su interés por el estudio, en el que se pudo profundizar gracias a la gran biblioteca de su padre Giovanni Battista, un hombre apasionado por la ciencia que, además, tenía contacto con los grandes pensadores de la época.

Pero no solo las facilidades que le daba tener un padre así. Era tal su inteligencia que de adolescente ya hablaba Latín, Griego, Hebreo, Español, Francés, Árabe y Caldeo, siendo apodada Oraculum Septilingue. Pero no se queda en eso, Elena estudió gramática, teología y ciencias naturales y tocaba varios instrumentos como el clavicordio, el arpa y el violín.

El duro camino de Elena

Al llegar lo que llamaban "la edad de casarse", ella se dio cuenta del peligro al ver cómo aumentaban sus pretendientes. Por eso, Elena decidió realizar en secreto votos de castidad porque no quería que su destino fuese el el de ser esposa y madre. Lo que deseaba era seguir en el camino conocimiento y el sellar su firme voluntad.

Giovanni Battista aceptó la elección de su hija y, dada su determinación, el padre decidió concentrarse en las habilidades excepcionales de la hija para aumentar el prestigio de la familia, apoyando su deseo de continuar los estudios de teología.

Años más tarde, Elena pidió entrar en la prestigiosa Universidad de Padua para poder graduarse. La solicitud fue recibida por los teólogos de la Universidad, pero el obispo y canciller del estudio, Gregorio Barbarigo, se negó a otorgar semejante honor a una mujer, considerándolo "un error" que los haría ridículos. Así comenzó un largo intercambio de cartas entre Juan el Bautista y el obispo, y solo después de una larga negociación se alcanza el compromiso: Elena se graduará en Filosofía, no en Teología, rechazada por ser mujer.

La exposición sobre su tesis doctoral el 25 de junio de 1678 sorprendió y maravilló a sus examinadores y obtuvo el título de doctorado en Filosofía en 1678, a sus 32 años de edad. Así, Elena Cornaro Piscopia se convirtió en la primera mujer europea en obtener un doctorado, logro que hizo que fuera conocida, elogiada y respetada en todo el continente.

Al ser agregada al Colegio de Filósofos y Médicos de la Universidad, se muda de Venecia a Padua, donde reanuda sus estudios. Elena se convirtió en la primera profesora universitaria enseñando matemáticas y más materias en diversas universidades europeas.  Además del estudio, ingresó en la orden benedictina, donde mantenía sus devociones y la ayuda a los pobres y necesitados. En julio de 1684 murió de tuberculosis y la Universidad de Padua instauró una medalla en su honor y el Vassar College construyó una vidriera conmemorativa del día de su tesis en el ala oeste de la Biblioteca Thompson Memorial.