Así, señalan que la empresa a la que se han adjudicado estos servicios "no garantiza las condiciones laborales" de pilotos ni mecánicos y, por otro lado, "incumple varios aspectos técnicos exigidos por la propia Administración Pública en los pliegos de condiciones".

Según explican, el Govern ha adjudicado este servicio a una empresa que "no cumple algunos de los puntos del pliego", "especialmente en aspectos referentes a la dotación de las aeronaves o a las condiciones de los empleados".

Desde Sepla aseguran que

dos de las aeronaves que ofrece la empresa "sobrepasan con mucho la antigüedad límite establecida en el pliego (10 años) y comprometida por la propia empresa ante la Administración (seis años).

En este sentido, detallan que es el caso de una Cessna de 21 años de antigüedad, que operará durante meses hasta ser sustituida por otra que sí cumpla las condiciones.

Además, "ninguna de las aeronaves" de este servicio, dos aviones y dos helicópteros, tendrá en diciembre (fecha en que comienza el servicio) "el obligado servicio de incubadora".

Respecto al personal, Sepla asegura que la actual adjudicataria "se niega a subrogar al personal". Así las cosas, a dos días vista de que comience a operar este servicio en las Islas, "los 21 pilotos y los seis técnicos de mantenimiento no saben si a principios de diciembre sus condiciones laborales se mantendrán o no".

Por esto, el sindicato pide al Govern que "vele por el cumplimiento de las condiciones del pliego, especialmente en lo referente al mantenimiento de puestos de trabajo y otros aspectos técnicos".

En este sentido, han expresado su "temor" por "la incertidumbre en los puestos de los trabajos afectados por este cambio", y por que "la calidad de este servicio se pueda ver afectada".