El alcalde, junto a Carmen Calvo, en la entrega del premio de buenas prácticas
El alcalde, junto a Carmen Calvo, en la entrega del premio de buenas prácticas AYUNTAMIENTO DE VALLADOLID

El alcalde de Valladolid, el socialista Óscar Puente, ha considerado este jueves que el Premio de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) al Ayuntamiento por sus políticas contra la violencia de género "simboliza el cambio" de una ciudad que, ha recalcado, "estuvo marcada por el estigma de 20 años de declaraciones machistas" de su "principal embajador", en referencia al exalcalde del PP, Javier León de la Riva.

El regidor ha recogido en la sede de la FEMP este galardón a las buenas prácticas locales contra la violencia de género, otorgado por el Plan de Inserción Laboral destinado a víctimas. En un acto que ha contado con la participación de la vicepresidenta del Gobierno y Ministra de la Presidencia, Relación con las Cortes e Igualdad, Carmen Calvo.

Puente ha recalcado la importancia del "premio" para Valladolid que, ha aseverado, estuvo "marcada por el estigma de 20 años de declaraciones machistas de su principal embajador", de modo que ha interpretado que su concesión "simboliza el cambio" en una ciudad que ha sufrido "tópicos injustos de los que por fortuna se está liberando".

El galardón se otorga al Plan de Inserción Laboral para personas en riesgo de exclusión social y víctimas de violencia machista 2017-2018 y Puente ha subrayado que esta acción y otras en el mismo sentido para atender a las "mujeres que sufren esta lacra en la ciudad y otros municipios" se desarrollan en el Centro Municipal de Igualdad, abierto por el actual equipo de Gobierno el pasado mes de marzo.

Por ello, Óscar Puente ha querido dedicar al premio al primer alcalde de Valladolid en la actual etapa democrática y también socialista, el recientemente fallecido Tomás Rodríguez Bolaños, que "abrió el primer centro de la mujer en la ciudad cuando no había la sensibilidad que hay hoy con la igualdad".

Ese centro, ha asegurado el regidor, permaneció cerrado "durante 20 años" y el Ayuntamiento ha abierto recientemente un Centro de Igualdad, de modo que ha considerado que el equipo de Gobierno no ha sido "ni innovador ni original", sino que simplemente ha seguido "la estela de aquel alcalde que durante 16 años hizo de la ciudad un referente de igualdad".

El Plan de Inserción laboral del Ayuntamiento de Valladolid, como han precisado fuentes municipales, fue aprobado en el año 2017, con los objetivos de visibilizar y promover una imagen no estereotipada en el mercado laboral de las víctimas de violencia machista y prevenir su discriminación en el empleo, así como facilitar su inclusión social e inserción laboral trabajando en la mejora de su empleabilidad.

Desde el Ayuntamiento se ha considerado que el trabajo "es una esfera esencial en nuestras vidas al proporcionar los recursos económicos imprescindibles para la inclusión social, permite alcanzar un cierto bienestar y una adecuada calidad de vida, además de contribuir a la realización personal, a la construcción de una sociedad deseable que progresa y crece social y económicamente".

El Ayuntamiento de Valladolid, consciente de esta necesidad, aprobó el Plan de Inserción laboral para personas en riesgo de exclusión social y víctimas de violencia machista 2017-2018, cuya primera fase ha sido desarrollada a lo largo de 2017, y la segunda fase, que abarca todo el año 2018 está a punto de finalizar.

A lo largo de estos dos años se han desarrollado diversas actuaciones con grupos de personas pertenecientes a diversos colectivos destinatarios y que en algunos casos pertenecían a varios colectivos de destino del plan (víctimas de violencia de género que a su vez eran madres monomarentales, desempleadas, se encontraban en situación de vulnerabilidad social o sufrían alguna discapacidad).

Las actuaciones se han dirigido tanto a las propias participantes como al tejido empresarial de Valladolid.

Así, se ha proporcionado apoyo a las mujeres participantes en el proceso de superación de la situación vivida. Entre las principales acciones realizadas en este programa destacan el empoderamiento individual, la toma de conciencia de sus derechos, fortalezas e intereses, y el refuerzo de su autonomía personal. Asimismo, se ha puesto especial interés en trabajar su visión de sí mismas y su proyección hacia el futuro, la independencia y la toma de decisiones, considerado como "base imprescindible para mejorar sus habilidades personales para la consecución y el mantenimiento del empleo".

También han contado con apoyo para su reinserción socio-laboral, centrada en el desarrollo de habilidades sociales y en la construcción de sus nuevas redes sociales de apoyo, para suplir las que habían perdido durante la situación de violencia sufrida, reforzando esta área de trabajo con actuaciones de recuperación social de su imagen personal.

Para mejorar su empleabilidad se han desarrollado itinerarios de inserción socio-laboral compuestos de acciones individuales y grupales de Información, orientación, asesoramiento, acompañamiento y seguimiento a la inserción adaptados a cada persona participante, favoreciendo su potencial.

Estos itinerarios se han apoyado con acciones formativas en competencias básicas de manejo de las TICS para la búsqueda de empleo y, en caso de conocimientos previos suficientes, se han trabajado competencias avanzadas para el desarrollo de la identidad digital y marca profesional y en los casos que lo han requerido se ha ejercitado el "derecho al olvido" en Internet y redes sociales para borrar huellas de los episodios pasados de maltrato.

En el camino hacia su independencia laboral y económica también se les ha proporcionado formación en materia de autoempleo, facilitándoles un tutor a todas aquellas que se han plateado la opción de crear su propia microempresa.

AMPLIACIÓN DEL PLAN

Un complemento imprescindible al trabajo en los aspectos psicosociales y laborales ha sido el consejo legal integral que ha permitido que pusieran al día todos los aspectos jurídicos y judiciales que "aumentan la mochila con que cargan las víctimas de la violencia de género en su camino hacia la independencia social, económica y laboral".

Si bien la duración del Plan se extendía inicialmente a los ejercicios 2017-2018, los buenos datos obtenidos en las evaluaciones de las diversas actuaciones del Plan ya realizadas han llevado al Ayuntamiento de Valladolid a continuar con esta línea de actuación, por lo que ayer la Junta de Gobierno del Ayuntamiento aprobó la prórrogadel Plan de Inserción Laboral Para Personas en Riesgo de Exclusión Social por Causas de Género y Víctimas de Violencia Machista del Ayuntamiento de Valladolid para el año 2019.

Consulta aquí más noticias de Valladolid.